El sol es bueno para los huesos, ¿verdad? El sol sintetiza la vitamina D, buena para el desarrollo y mantenimiento de nuestra estructura ósea.

El sol también es bueno para la #Salud. José González-Castro, del servicio de Dermatología del Hospital USP Instituto Universitario Dexeus dijo, "Tiene un efecto positivo sobre el estado de ánimo, porque los rayos UV estimulan la producción de serotonina y endorfinas, que son sustancias antidepresivas y relajantes. También ayuda a dormir mejor, porque tiene efectos sobre la melatonina, que es la hormona que regula los ciclos del sueño. Mejora la inmunidad, ya que aumenta el número de glóbulos blancos y linfocitos, y también enfermedades cutáneas como el acné y la psoriasis ".

Hay una controversia importante en el mundo científico, sobre todo entre dermatólogos y reumatólogos, sobre si se debe recomendar o no la exposición solar para garantizar el aporte de esta vitamina y el correcto mantenimiento de los huesos. En nuestras latitudes, las personas sanas y de mediana edad, con un tipo de piel mediterránea, con una exposición de 20 minutos cada 10 días ya tendrían la dosis necesaria para el organismo. Más exposición no aporta beneficios. Y el bronceado mantenido limita la formación de la vitamina. En personas mayores o trabajadores nocturnos sería más aconsejable ingerir alimentos ricos en vitamina D.

Cada vez aumenta más el cáncer de piel, aunque la gente toma más conciencia de que hay protección solar. ¿Por qué?

Gracias a campañas importantes de los dermatólogos que denunciaban el problema se ha logrado un cambio de hábitos en la población de una manera bastante global. Pero es poco conocido el daño sobre la piel del bronceado intenso y mantenido en el tiempo. La piel bronceada puede evitar en mayor o menor medida las quemaduras, pero no puede evitar que los rayos ultravioleta tipo A penetren en las capas más internas de la piel y puedan provocar cáncer de piel y envejecimiento prematuro. Sus efectos son acumulativos, se producen daños irreparables e irreversibles sobre la información genética celular. Por eso, el cáncer de piel aumenta. La gente ha tomado conciencia de la necesidad de ponerse protección para evitar las quemaduras pero no para evitar el bronceado. Muchas personas creen que una piel bronceada es más saludable y eso es totalmente falso.

Los dermatólogos recomiendan siempre utilizar protección. La alternativa que parece más segura y con resultados similares es el bronceado mediante la aplicación de preparados comerciales o pulverizaciones en ciertos establecimientos de dihidroxiacetona, una sustancia natural no tóxica, derivada de la caña de azúcar. El inconveniente es su corta duración, alrededor de 10 días.

En las máquinas de rayos UVA hay un control sobre los aparatos y una formación del personal que trabaja, pero es muy difícil controlar su uso correcto. Según el fototipo, no se deberían hacer más de un número determinado de sesiones. No se puede controlar si la persona va a otros centros o si va a la playa. En las máquinas nos exponemos a los rayos tipo A. #Nutrición #Belleza