A día de hoy, todos hemos asumido que debemos ir a una óptica o al oftalmólogo si no vemos bien, al dentista si tenemos una caries, pero… ¿sabemos cuándo debemos acudir a un psicólogo?

Si bien la mayoría de nuestros problemas podemos solucionarnos nosotros solos o con el apoyo de personas cercanas a nosotros (familia, amigos, el camarero del bar de abajo, la peluquera, el cura…), no siempre sucede esto, o no siempre es suficiente su ayuda, como sucede cuando tienes ataques de pánico o una grave depresión.

A veces tenemos problemas “secretos” que no queremos compartir con los más allegados y que nos cuesta solucionar a nosotros solos y nos perturban, como algunos tipos de fobias, pensamientos recurrentes, dificultades sexuales, etc. En otros casos, puede que ni siquiera veas tú mismo el problema, y que sean otros los que te lo hagan ver y te aconsejen recibir ayuda profesional, como en el caso de las adicciones o algunos casos de depresión grave, por ejemplo.

En todos estos casos, es recomendable que visites un psicólogo. En base a mi experiencia como psicóloga, siempre digo que la mejor manera para saber cuándo uno debe asistir o no al psicólogo es hacerse tres sencillas preguntas:

La situación que estoy viviendo …

  1. ¿Afecta a mi vida social o familiar?
  2. ¿Interfiere con mi vida laboral o mi economía?
  3. ¿Obstaculiza mi bienestar personal?

Si afecta de forma considerable a cualquiera de estas tres áreas, mi recomendación es que acudas a un psicólogo, pero además, puedes acudir a un psicólogo siempre que quieras profundizar en tu autoconocimiento, mejorar tu autoestima, adquirir habilidades comunicativas y sociales, aprender a resolver conflictos… en definitiva, favorecer tu crecimiento personal y mejorar la forma de enfrentarte a tu propia realidad y ganar perspectiva.

Ahora bien, quiero regalarte un valioso consejo, dado que acudir a un psicólogo te supondrá invertir tiempo, dinero y esfuerzo, te recomiendo que lo hagas bien y que cumplas estos 3 requisitos:

En primer lugar, asegúrate que la persona que va a atenderte dispone de la titulación necesaria, debe haber cursado una carrera universitaria en #Psicología, así como estar registrada en un colegio oficial de psicólogos (en mi caso, estoy en el Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad de Madrid).

En segundo lugar, busca un profesional con el que contactes. Muchas veces digo que es parecido a buscar pareja, tienes que buscar a alguien que te de confianza, con quien puedas hablar con libertad sintiéndote tú mismo y sin medir tus palabras, aunque por supuesto, siempre desde el respeto.

Y finalmente, debes estar comprometido contigo mismo. De nada te sirve acudir a terapia si no estás dispuesto a trabajar y esforzarte por el cambio que quieres lograr, sería como acudir al gimnasio y no estar dispuesto a trabajar ningún músculo con la esperanza de que el hecho de acudir ya te refuerce los abdominales y los bíceps. 

Ahora que ya tienes toda la información, está en tu mano valorar si debes o no acudir a un psicólogo, así como si realmente estás preparado para aceptar el reto que supone todo cambio. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Salud