Hemos escuchado el término con más y más frecuencia, pero ¿a qué se refiere? Realmente no existe algún concepto psicológico oficial en el manual de diagnósticos mentales, debido a que este es más bien un aspecto de la personalidad que tiene que ver con una estructura insegura y precarias habilidades de convivencia social. Es decir, una persona que no sabe cómo expresar sus sentimientos, enfrentar las adversidades, relacionarse empáticamente con otros, etc. De entrada el nombre resulta intimidante, sin embargo, te darás cuenta que a este tipo de personas no hay que temerles, ni hacerles frente, pues quienes tienen la desventaja a nivel emocional, precisamente, son ellas mismas.

Anuncios
Anuncios

Para comenzar debemos entender el funcionamiento de su mente. Su principal forma de convivencia es a través de recursos pasivo-agresivos¸, es decir todo ese tipo de comentarios, observaciones, reproches que parecieran ser positivos y tener un aire de aprobación, pero que si se analiza entre líneas, el significado real es totalmente negativo y hasta agresivo, por ejemplo: “Qué bueno que conseguiste empleo, en estos tiempos a cualquiera le hacen el favor

Como parte de su insegura personalidad, recurren a acrecentar los defectos de los demás para igualarlos simbólicamente “a su nivel”, a menudo asumen el rol de víctima en cualquier discusión o conflicto, empleando argumentos que en cualquier perspectiva comprueben su inocencia.

Sin embargo, lo anterior tiene una razón de ser muy importante, la cual ronda en alguna herida psíquica significativa que haya marcado sus vidas irremediablemente, esto implica que las personas tóxicas de hecho, no son felices ni se sienten plenas, al contrario se mantienen esclavas de ese pasado, reviviéndolo constantemente mediante su victimización.

Anuncios

Algunas otras consecuencias de este tipo de personalidad son que, continuamente denotan envidia, celos y soberbia sobre cualquier individuo que, según su parecer, es seguro o denota felicidad en su actuar. Lo curioso es que rara vez verás a una persona tóxica opinando abiertamente frente a un grupo de personas sobre sus emociones, retomando el hecho de que no saben cómo expresarlas, pero al encontrar a alguien que lo escuche sin chistar descargarán cientos de reproches, quejas y pesimismo, lo cual les ayuda a pasar desapercibidos.

Ahora que ya viste de manera muy general la forma en que operan este tipo de personas, quizá te preguntes ¿Pero quién puede tolerar a alguien así? La respuesta es: la mayoría de las personas.

Si uno es agudo analíticamente, podrá detectarlas con facilidad, sin embargo, dada su capacidad de pasar desapercibidos, en muy fácil que se cuelen en cualquier círculo de amigos, en el grupo de trabajo, o hasta en el ámbito familiar; los que no tenemos ese tipo de estructura mental, no podemos comprender lo duro que es para ellos poder desempeñarse en estos ambientes y es por ello que de cierta forma se tolera su comportamiento ya sea por estima, empatía o respeto, no obstante hay que estar al tanto de las consecuencias que esto podría traernos.

Anuncios

Sin duda, ante contantes críticas o desaprobación, cualquier ser humano podría comenzar a creer en ellas, ya que vienen de un amigo y compañero cercano ¿Cierto? El vivir con la presión de alguien así sería el equivalente a aceptar la violencia emocional, traería inseguridad, afectaría el autoestima, la confianza y hasta podría acercarnos a niveles peligrosos de depresión. Ahora pregúntate ¿Conoces a alguien así? #Psicología #Sociedad Ciudad de México #Salud mental