El estrés llega a nosotros por muchas razones.

Problemas en casa, diferentes exigencias de parte del trabajo y rupturas amorosas son algunas detonantes de estrés que se nos pueden presentan día a día, sabemos que es inevitable sentirse así en algún momento del día, pero es recomendable que hagas ejercicio o hagas alguna actividad que ayude a liberarlo.

Debemos tener en cuenta que el estrés puede desencadenar otras enfermedades que afectarían gravemente tu #Salud, por lo que te compartimos una lista de lo que te puede pasar por estar estresado todo el tiempo.

Si has notado que te salen más granitos de lo normal o que tienes descamación en la piel, es síntoma de que tienes un estrés excesivo, además de que se puede presentar caída del cabello, sudor excesivo y acné, esto dentro de los problemas que puedes tener en la piel.

Anuncios
Anuncios

Por otro lado, una afectación menor es el dolor de cabeza, en especial para este tipo de dolor se recomienda hacer una actividad física diaria, que logre distraerte y causar una sensación de alivio en tu cuerpo.

Y una afectación mayor que puede causar el estrés es que genera problemas digestivos, tales como el colon irritable, gastritis, náuseas, diarreas, inflamación y dolor abdominal por lo que se recomienda estar pendiente si estos dolores se presentan sin una causa específica ya que ese quiere decir que son por estrés acumulado en el cuerpo.

Si eres mujer debes tener especial cuidado ya que es en ellas en donde se presentan con mayor frecuencia las afectaciones cardiacas, que pueden terminar en un paro y desencadenar problemas menstruales, ya que la glándula que regula el estrés y las hormonas sexuales es el hipotálamo.

Anuncios

En México es inevitable llevar una vida acelerada, ya que estamos tan concentrados en el trabajo o las responsabilidades que no se le toma la debida atención a la salud, por lo que debemos tomar en cuenta que sin salud no podríamos hacer nada, así que hay que tratar de vivir sin estrés, porque podremos estar sanos y libres de enfermedades. #Salud mental