No es novedad que vivir y desenvolverse que en cualquier urbe del planeta constituya un ambiente estresante derivado de muchos factores. ¿Qué te duele actualmente? ¿Hace cuánto tiempo que cargas con un problema y sientes que no hay forma de resolverlo? ¿Cuánto dinero debes al banco? ¿Te gusta tu trabajo?

El estrés y los problemas se vuelven tan cotidianos que se asumen como situaciones normales, llegando incluso a conformarnos y acostumbrarnos a vivir con ellos. Los dolores musculares, jaquecas y cansancio en el mejor de los casos, son algunos de los estragos que experimentas. Pero qué ocurre cuando problemas de presión arterial, y otras afecciones físicas, de #Salud o sociales, como las crisis matrimoniales, violencia familiar, depresiones crónicas, divorcios, entre otros, afectan tu vida de manera evidente, perjudicial y directa.

¿Te has preguntado cuál es tu pretexto favorito para decirle a otros que la razón de tu estrés, enojo o infelicidad por el que atraviesas es una buena razón? Pocas veces le damos el peso adecuado a resolver estas situaciones porque el problema mismo requiere de tu atención o la no atención del mismo. No estoy diciendo que tus problemas no sean reales, o que no sean importantes. Te invito a observar cómo los dimensionas, si están dándole el peso justo a cada uno. Si disminuyes tus problemas, es decir, les restas peso con tal de no enfrentarlos, ya que es mejor evadirlos; o en el otro extremo, los exageras; es decir, dramatizas, escandalizas y te dedicas a mostrarle al mundo lo mal que la estás pasando.

¿Qué es el despertar de conciencia? A la fecha diversas filosofías, postulados psicológicos, artículos de salud y bienestar han hablado del tema. Pero démosle un enfoque sencillo. Despertar de conciencia como abrir los ojos, estar viviendo el presente de manera consciente.

Hazte las siguientes preguntas. ¿Cuánto tiempo de tu vida dedicas al esparcimiento y entretenimiento? ¿Estás al pendiente de tus necesidades? ¿Tienes la relación de pareja que tanto deseas? ¿Te sientes económicamente exitoso? Etc.

Después de haber respondido tus preguntas, deja a un lado y por un momento que las frases bonitas y los memes trasciendan a una realidad práctica. Toma conciencia de dónde estás, quién eres, de qué o quiénes te rodeas. Utiliza tu imaginación, pero no pierdas suelo, no pierdas el enfoque y la perspectiva de la realidad. Pide ayuda, pregunta y acércate a otros. Deja de hablar por hablar y actúa en congruencia y concordancia con lo que quieres. Estarás confundido muchas veces, seguramente sí, pero que eso no te detenga o impida que sigas en movimiento. Trae presente y no inviertas tiempo en pensamientos y cosas que te sucedieron en el pasado. Ponte en ACCIÓN (movimiento) “A resultados diferentes, acciones diferentes”. Toma terapia, estudia algo, nuevo, se emprendedor, encuentra una idea y haz negocio, prueba… consejos estrés.

Hay momentos para meditar o sentarnos a contemplar. Pero hay momentos que requieren de la acción, del movimiento; y con movimiento me refiero no solo al físico, sino también al movimiento de ideas, pensamientos y emociones. Si alguien te comenta que ve en ti algo que en su consideración no está funcionando. Date la oportunidad de escuchar y atreverte a cambiar a mover un hábito, un pensamiento y observa que pasa en ti y a tu alrededor. Que el resultado sea el termómetro que te brinda una guía práctica y de primera mano de que te funciona cuando estás moviéndote. Cómmo identificar personas tóxicas. #Psicología