Mucho se ha escrito sobre el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, Sida, sin embargo, es bastante lo que la gente aún necesita saber sobre esta mortal enfermedad, cuyos orígenes se remontan hace varias décadas y, a pesar de los grandes esfuerzos médicos y educativos, sigue propagándose en el mundo.

Investigaciones científicas indican que en 1980, el Centro para el Control de Enfermedades en Atlanta, C.C.E., organismo encargado de registrar todas las enfermedades en Estados Unidos y de controlar el uso de algunos medicamentos, observó que aumentaba el consumo de una medicina llamada lomidina. Se trata de un antiparasitario que sirve para el tratamiento de la neumocistosis, una enfermedad pulmonar rarísima.

Estudios señalan que el parásito responsable de la aparición de esta enfermedad pulmonar, se conoce con el nombre de pneumocytis carinii, el cual se aloja en las vías respiratorias de la mayor parte de los individuos desde la infancia. Si las defensas inmunitarias funcionan normalmente se crea un equilibrio con el intruso, por este motivo la mayor parte de las personas son portadores sanos, es decir, asintomáticos.

Las primeras epidemias de neumocistosis fueron ocurriendo en niños del ghetto de Varsovia, quienes padecían de desnutrición, para luego observarse que los prematuros podían padecerla. Este parásito ataca a las personas inmunodeprimidas, alterando las defensas inmunitarias que son las responsables de ayudar al cuerpo humano a resistir una enfermedad infecciosa o parasitaria.

En aquella época, los médicos también observaron que los tratamientos inmunodepresores para luchar contra el cáncer hacían que ciertos enfermos fueran vulnerables a la pneumocystis carinii, lo cual también ocurría con las personas que habían tenido que enfrentar un trasplante renal. La inmunodrepresión era el vínculo entre todos estos casos, con orígenes diferentes.

Contagio en cinco jóvenes

Algunos estudios científicos señalan que el 5 de Junio de 1981, el Informe Semanal sobre Morbidez y Mortalidad, Ismm, una publicación del CCE señala que cinco jóvenes pertenecientes a la comunidad homosexual estaban afectados por la neumocistosis.

Los pacientes sufrían de una infección citomegaloviral, un virus en el cuerpo llamado herpes, que se manifiesta con fuerte fiebre y una inflación de los ganglios, así como con un hongo llamado cándida, que provoca lesiones benignas en las mucosas, manifestándose de manera agresiva.

A partir de estas lamentables experiencias, nacen los primeron indicios del surgimiento del virus del Sida en el mundo. La aparición de esta enfermedad ocurre, como si durante la existencia humana un choque viniera a perjudicar las defensas del organismo. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Educación #ADN