Los efectos perjudiciales del sol sobre la piel se extienden hacia la función inmunitaria del cuerpo humano, especialmente si la exposición es bastante considerable. En este caso, disfrutar de la luz solar directa se vuelve peligroso y los rayos ultra violetas ejercen una acción fatal sobre cierto número de estructuras celulares y sobre el tejido fibroso de la dermis, afectando la función inmune y permitiendo la llegada de microorganismos dañinos.

Estudios científicos revelan que estos efectos no ocurren de forma inmediata, por el contrario, algunas veces su aparición se prolongan después de la exposición al sol y muchos se manifiestan años más tarde.

Anuncios
Anuncios

Es común observar altos niveles de sequedad en la piel, resultado de la deshidratación, decoloraciones o manchas y, en numerosos casos, aparecen las temidas arrugas.

Bajo la influencia de los rayos ultra violetas, algunas células de la piel pueden fabricar un pigmento conocido como melanina y los rayos UVA producen una pigmentación rápida, menos durable y poco protectora. En este sentido, los doctores especialistas en dermatología, señalan que el sistema melanocitario evoluciona con la edad. La protección es escasa en el niño, para llegar a su capacidad máxima entre los 20 y 35 años. Por esta causa, no se debe utilizar el mismo tipo de protección solar, durante toda la vida.

Disfrutar sin lesiones

Los daños que ocasiona la exposición prolongada al sol se deben al rebasamiento de las posibilidades de la piel.

Anuncios

Por ejemplo, las quemaduras del sol aparecen de dos a siete horas después de la exposición, si la piel está muy alterada por el calor, es posible la formación de ampollas y, posteriormente, una descamación. Las grandes imprudencias, conducen a las quemaduras, en algunos casos, la dermis puede verse afectada y es posible que resulten cicatrices.

Por otra parte, una alergia o urticaria solar, puede producirse rápidamente después de iniciarse la exposición al sol, pero se atenúa pronto en la sombra. Para disfrutar los días en la playa o en la piscina es ideal saber alternar el tiempo que se destina a exponerse bajo los rayos solares y en espacios o áreas protegidas, con grandes sombras frescas que ayudarán a la piel. #Niños #Belleza #Medicina