Como una costumbre ancestral, la gente pinta los cabellos blancos para rejuvenecer, aún cuando es menor el interés que demuestran por el cuidado del la piel del rostro o las arrugas, propias de la edad. Excepto en las épocas en que se llevaba peluca, tanto los hombres como las mujeres han tratado siempre de camuflajar su blanca cabellera.

Marco Valerio Marcial, en su libro Epigramas, destaca a los viejos patricios romanos que se teñían el pelo, pero dejaban al descubierto su barba blanca, lo que dejaba ver la realidad de su edad. Este señalamiento demuestra que el interés por una apariencia más juvenil no provenía únicamente de las mujeres, sino que también le era atribuída al sexo masculino.

Anuncios
Anuncios

Al respecto, psicólogos señalan que cuando se es más joven, se acude a la coloración por otras razones, bien sea para ajustarse a un modelo estético o dar la idea de cierta personalidad.

Reino rubio

Cada matiz tiene su simbolismo, el rojizo se considera con frecuencia como explosivo, alegre y atrevido. El marrón color tierra, símbolo de tranquilidad y madurez. El negro como la noche es inquietante y atractivo a la vez. La #Belleza angelical se le atribuye al color rubio y, es por ello, que en base a este color se han desplegado los máximos esfuerzos e ingenio para obtener alta variedad. Es aquí, a partir del amarillo, donde surgen las mechas, mechitas, reflejos, lights, luces de oro, californianas, en fin un gran abanico de alternativas en función del rubio.

En su libro El caballo del orgullo, Pierre Jakez Héllaz, señala que desde la época en que se vendían los cabellos destinados a fabricar los postizos de las clases ricas o de los actores, "el cabello rojo era barato, y el rubio se vendía más caro que el negro".

Anuncios

El cabello rubio sigue evocando la pureza, la dulzura, la fragilidad, inclusive una idea de infancia y rasgos de feminidad. En el mundo árabe, los cabellos negros son muy comunes y prácticos para el logro de matices rojizos. En Asia y Persia el moreno azulado es de gran aprecio y valor.

Estudios señalan que en la mitología griega, Afrodita era rubia. La hermosa Helena, Friné, Atenas, Las Gracias y las mayoría de las diosas eran rubias: Las representaciones de Eva y de la Virgen también eran rubias en las civilizaciones cristianas. Esta tendencia se mantiene en la actualidad y genera miles de modelos y estereotipos de belleza femenina, vibrantes en pasarelas y espectáculos de belleza. #Moda #Arte