Cómo dañan algunos padres a sus hijos durante una separación

El Síndrome de Alienación Parental (SAP) es la consecuencia que surge cuando el integrante de una pareja que atraviesa por un divorcio o separación, trata de enajenar o alienar a un hijo en contra del otro progenitor. Esto significa que mediante ciertas estrategias se manipula a los hijos para obstaculizar e impedir la convivencia con el otro padre, hablándoles mal de él para que tengan una imagen negativa.

Es común que la persona que lleva a cabo estas acciones (alienador), justifique su conducta con el argumento de que solo trata de proteger a los hijos; sin embargo, por el enojo, resentimiento, celos, frustración o coraje que siente, los afecta emocional y psicológicamente, al utilizarlos para dañar al padre que es considerado el responsable del fin de la relación (alienado), con lo que se vulnera su calidad de vida.

Anuncios
Anuncios

Además, al aliarse con uno de sus padres, los #Niños sienten que lo traicionan al convivir y disfrutar el tiempo que pasan con el otro progenitor y temen el enojo o tristeza que podrían "causarle" al primero.

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) considera este tipo de actos como una violación al derecho de los niños de visitar y convivir con su padre y madre "aunque se encuentren en domicilios diferentes".

Cómo saber que un niño está siendo alienado

Dependiendo de la edad de los niños afectados por el SAP, existen ciertos indicios que advierten que un menor está siendo alienado, por ejemplo:

- Utilizan un lenguaje que no es propio de su edad

- Quieren pasar más tiempo con el padre alienador y rechazan sin motivo al otro padre

- Siente culpa por querer al padre alienado

- Presenta síntomas de ansiedad sin razón aparente

Aunque pareciera que en el entorno legal es difícil comprobar y sancionar al integrante de la pareja que está alienando a los hijos, el Código Civil del Distrito Federal, estipula que le sea suspendida la patria potestad, así como el régimen de visitas y convivencias.

Anuncios

Por otra parte, Nancy Steinberg, psicóloga especializada en niños, recomienda por el bien de los menores, hablar bien de su padre ausente, para darles a los hijos la oportunidad de disfrutar la presencia del otro y conocerlo por sí mismos.

Agrega que la separación o divorcio de los padres sin duda afecta a los niños, pero la forma de llevar el proceso, si es bien manejado, representará un aprendizaje para el niño. Además recomienda que si alguna persona se identifica con la conducta de un alienador parental, es su obligación solicitar la ayuda de un especialista, psicólogo o terapeuta, para evitar dañar a sus hijos. #Padres hoy #Matrimonio