Muerte por elección

El suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes y la tercera a nivel nacional, seguido por los accidentes de tránsito y el cáncer, según datos de la académica Emilia Lucio, de la Facultad de Psicología de la UNAM.

Según estadísticas, el 88 por ciento de los suicidios ocurre en el hogar; después en la vía pública y en tercer lugar, en la cárcel. Los hombres en su mayoría se matan con un arma de fuego, mientras las mujeres optan por intoxicarse con medicamentos y cortarse las venas.

De cada 10 suicidios, en seis no es posible determinar qué llevó a estas personas a quitarse la vida, sin embargo, en los casos documentados destacan tres causas:

- problemas familiares

- decepciones amorosas y

- enfermedades incurables

La OMS argumenta que el suicidio es resultado de factores genéticos, biológicos, sociales, psicológicos y culturales.

Anuncios
Anuncios

Aunque factores como el consumo de alcohol y drogas aumentan las probabilidades de que una persona se quite la vida.

El suicidio no es un acto racional, está vinculado a la desesperanza, depresión, enojo, frustración y tristeza, con sí mismos y con la sociedad, pero también con la frágil salud mental de miles de personas que ven en el suicidio el único remedio a sus problemas o calidad de vida.

Conductas que pueden delatar a un suicida

El INEGI ([Instituto Nacional de Estadística y Geografía) menciona que el suicidio puede preveerse ya que existen ciertas conductas que surgen a partir de que una persona empieza a considerar la opción de su muerte.

Algunas de estas señales son el desaliento, apatía, intenso sufrimiento psicológico, ideas de culpabilidad, pérdida del sentido de la vida, cinismo, deseos por tener armas, pérdidas recientes (amorosas, familiares, económicas), depresión, consumo de alcohol y drogas, experiencias traumáticas y antecedentes familiares.

Anuncios

Además, cuando el pensamiento suicida surge, la persona puede empezar a poner en orden sus pertenencias, tirar cosas que no sirven o despedirse de la gente.

La tanatóloga Gabi Pérez Islas indica que “el 80% de los suicidios han sido largamente acariciados, lo único que es intempestivo es el momento en que se lleva a cabo” y agrega que el otro 20 por ciento es por intoxicación “porque consumieron drogas, se cruzaron con alcohol o algo y entonces les puede entrar un brote psicótico”.

Por último, un estudio del INEGI señala que abril es el mes con mayor frecuencia en intentos de suicidio y diciembre es el mes que registra una menor repetición. #Salud #Salud mental