Enfermedad real o psicosomática

Louise Hay, autora del libro Usted Puede Salvar su Vida, sostiene que las enfermedades que padecemos están directamente relacionadas con una cuestión psicológica y emocional que hemos creado. Por su parte, Enric Corbera dice que “la enfermedad es el esfuerzo que hace la naturaleza para sanar al hombre. No hay que luchar contra ella, sino integrarla, comprenderla y trascenderla”.

De hecho, se sabe que el cuerpo físico reacciona a las emociones que vivimos, pero en casos extremos, pueden generar una discapacidad.

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) demostró que la prevalencia de enfermedades “cuyos síntomas carecen de explicación médica” es muy parecida en todos los países, independientemente de si son desarrollados o están en vías de serlo.

Anuncios
Anuncios

Sin duda, hay gente que tiembla cuando siente nervios o que se sonroja al hablar en público, porque no es posible evitar la reacción física ante el estrés; sin embargo, hay individuos a los que esto les genera una patología. Por lo que resulta difícil explicar por qué en algunas personas, cierta emoción puede disfrazarse de dolor, debilidad o parálisis, mientras en otros, no.

Síntomas reales sin explicación física

Aunque los médicos en ocasiones no logran determinar la causa de ciertos padecimientos, la gente que los padece sufre ante la idea de no encontrar una solución, ya que para el paciente los síntomas son reales y las consecuencias podrían ser graves.

Por supuesto que los médicos buscan un origen físico, pero al no encontrarlo desestiman las molestias presentadas por el paciente y le restan importancia, diciendo que “no tiene nada”, lo que al enfermo le resulta difícil de aceptar e incluso lo toma como un insulto, ya que sus síntomas persisten.

Anuncios

La neuróloga irlandesa Suzanne O’Sullivan explica que la terapia psicológica no es siempre la mejor opción ante las enfermedades psicosomáticas. Depende de la causa que a cada persona le provoca determinados síntomas, porque por ejemplo un hombre puede haber desarrollado la enfermedad psicosomática debido a un trauma psicológico, pero otra persona puede estar reaccionado al estrés de un momento específico.

El problema es que como los síntomas son físicos, la gente acude a un médico no a un psicólogo o terapeuta. Es por eso que la neuróloga sugiere que los doctores tiendan un puente hacia la psiquiatría para avanzar en esa área y ayudar a que los pacientes acepten el origen psicológico de su enfermedad. #Psicología #Medicina #Salud mental