El año pasado, un 17 de marzo, circuló por las redes sociales un artículo donde se denunciaba un diseño de la marca Zara: dos mujeres escuálidas, flamélicas, casi esqueléticas vestían una blusas de rayas. Los lectores inteligentes no tardaron en relacionar la imagen con las dramáticas fotografía del holocausto judío perpetrado por los nazis, esos sádicos personajes que emprendieron una cruzada contra los judíos, los gitanos, los homosexuales e incluso los locos. Por supuesto, que una vez establecida esta torcida relación, se alzaron críticas por todos los foros de expresión tanto en las redes como en la televisión y la radio, Zara tuvo que disculparse públicamente y retirar del mercado las prendas que escandalizaron, los portavoces de Zara argumentaron que no se habían dado cuenta de la relación entre sus diseños y los uniformes que usaron los presos en los campos de concentración.

Anuncios
Anuncios

Después de un año, nuevamente Zara saca un diseño que ha puesto en jaque a varios intelectuales, feministas y críticos de la #Moda. Una falda con el estampado de la imagen de Pepe la rana, que circula en memes de tipo racista y misógino. Esta imagen se ha vuelto emblemática de la ideología del machitroll, del Manosphere, hombres que reivindican la supremacía blanca y masculina con argumentos pseudointelectuales al modo nazi, por medio de propaganda, eslogans y emblemas. Pepe la rana ha sido declarado un símbolo de odio, de hecho ya fue colocado en la lista de símbolos de odio según la Liga Antidifamación.

La falda que diseñó Zara parece un panfleto de la supremacía blanca, machista. Los diseñadores ya han sido cuestionados, aseguran que desconocían las implicaciones de la caricatura creada en el 2005 por Matt Furie, con significados completamente distintos en aquella época.

Anuncios

Por desgracia, el símbolo que nació como una crítica al sistema norteamericano, ha sido pervertido por grupos racista, elitistas y misóginos.

La casa de moda sacó ya la falda del mercado y parece que todo sigue su normalidad, pero a la mayoría de los lectores y consumidores críticos nos parece que los diseños antisemitas a los que recure con frecuencia no son gratuitos, ni ingenuamente colocados, hay una suerte de obsesión por la ideología nazi, recordemos que durante mucho tiempo se consideró que la moda nazi debería ser revalorada por su aporte de elegancia y sencillez, aunque claro está, a costa de la explotación y el abuso de seres humanos y animales que culminó con el holocausto. Es muy probable que los diseñadores, con alevosía y ventaja usen estos símbolos para provocar escándalos y con ello consumidores. #Pepelarana #Fashion