Para muchos de los matrimonios, los #hijos es parte de uno de sus objetivos para ser más felices, sin embargo, existen parejas que por diferentes motivos no pueden lograrlo, por muchos intentos que hayan realizado. Se dice que 1 de cada 6 parejas, tienen algún problema para lograr embarazarse, sin embargo 9 de cada 10 de estos, logran obtener una solución. Esta última puede tardar algunos meses, es de suma importancia conocer el origen para saber cómo diagnosticarlo.

En todo este proceso amigos, pero sobre todo la familia cuestionando con gran frecuencia la llegada del primer hijo, la pareja suele responder “llegará cuando tenga que llegar” o “todavía no lo buscamos”, podemos decir muchos pretextos para no enfrentar un problema de dos.

Anuncios
Anuncios

Te mencionamos algo que ambos suelen pasar en este proceso.

El embarazo no llega

En caso de que el problema tenga solución por medio de un tratamiento de fertilidad, a inicio del mismo, siempre existe incertidumbre si funcionará o no, existe un gran temor a que no funcione.

La pareja puede llegar a perder el interés sexual, pues por lo regular se programan para los días fértiles y estas dejan de ser espontáneas; de igual forma el estar obsesionada con la menstruación y control de sus días. Durante cualquier tratamiento, la angustia y ansiedad aumenta siempre.

Tristeza y frustración

Para el matrimonio que se encuentran ante la noticia de que no pueden tener hijos, a pesar del tiempo que llevan intentando, casi siempre se reacciona con incredulidad y sorpresa, por ende, la tristeza y #frustración hacen que estos puedan entrar en una crisis.

Anuncios

La insistencia de la familia y amigos puede llegar a incrementar estas, por lo que, en ocasiones, la pareja se aleja de sus amistades, deja de acudir a reuniones para evitar el tema, y con la familia buscan el cambio de conversación para no enfrentarse a lo mismo.

¿Cómo afecta a la pareja?

Después de los diversos intentos y no consiguen nada, llega también el desconcierto y el dolor cada vez que existe alguna ilusión de que el próximo resultado sea positivo, pasando por momentos de sufrimiento, frustración, culpa, fracaso en las parejas, generando en estas, desequilibrio llegando a fracturar demasiado la relación.

Sus planes de vida como matrimonio cambian, quienes continúan juntos buscan la forma de evitar el sufrimiento, aceptarlo y no verse ni sentirse diferentes a los demás, aunque no deja de ser doloroso, algunos procuran evitar asistir a eventos donde se relacionen con niños.

Reacciones diversas

Existen diversas variantes para las reacciones de cada uno, como la familia, la edad, el sexo, el entorno social, etc.

Anuncios

El hombre generalmente suele no hablar del tema, prefiere evitar el tema y que no sea cuestionada su virilidad.

A diferencia de esto, las mujeres son las que sufren más, a pesar de ello es quien afronta mejor la situación y puede exponer del tema sin problema alguno, aunque en ocasiones es quien guarda más el silencio.

Otros factores

El estrés es considerado como factor psicológico, sin embargo, no está demostrado que influya en que se logre o no el #embarazo. Olvidarse durante un momento de esta obsesión, o el ambiente laboral y/o familiar cambie a menos estresante, puede contribuir en lograr el embarazo.

La estabilidad laboral, la edad pueden ser factores también para no lograr un embarazo en los primeros años del matrimonio, pues al querer alcanzar un estatus profesional y estabilidad laboral dejamos el embarazo en segundo término.

Sugerencias

  • Si no tienen conocimiento del tema, mejor no comenten nada, pues pueden llegar a herir más a la pareja.
  • No sugieran ni den consejos para solucionar el problema, pues ni la alimentación, ni ritmo de vida, ayudan a lograr el embarazo.
  • Evita presionar a la pareja con un hijo, pues para ellos, es incrementar su frustración y dolor. Cada método y persona es diferente, puesto que los tratamientos que le funcionan a unos, a otros no.