Como seres humanos tenemos una gran capacidad de crear vínculos afectivos, más allá de con nuestra propia familia, creamos vínculos con personas, experiencias, objetos y animales. Hoy, les quiero compartir el valor de crear un vínculo muy fuerte. Tal vez, para muchos de ustedes es algo que no habían hecho consciente o simplemente lo pasaban de largo. Este vínculo en particular lo desarrollé con mi #mascota. Obviamente, con esta relación se llega a desenvolver una gran responsabilidad, así como protección y hay un sentido de seguridad y cariño.

¿Cuántos de ustedes tienen mascota en casa?

Nuestro perro es para muchos de nosotros otro miembro más de la familia, y no por ello quiero decir que hay que tratarlo como persona, finalmente es un animal; sin embargo, sí quiero recalcar que nuestras mascotas, en mi caso un perro mestizo llamado Bobby, se ha convertido en un miembro muy especial para mí y mi familia.

Anuncios
Anuncios

Muestras del vínculo

Hoy en día, el tener una mascota es crear un vínculo con otro ser en amor. Por supuesto, éste se fortalece aún más cuando estamos abiertos en conexión con ese otro ser. El crear un vínculo, como con un perro, llega a abrir de una manera muy profunda el corazón.

A través de las miradas podemos conectarnos con nuestro perro. Se ha comprobado científicamente que la hormona oxitocina, conocida también como "la hormona del amor" es la clave del intercambio que fortalece la confianza y conexión entre can-humano. La Universidad Azabu de Sagamihara, en Japón, realizó un estudio donde afirman que nuestros canes aman como un bebé a su mamá.

Para un adulto mayor, la interacción con la mascota también es un factor potencial para mejorar su estado neuroquímico. El vínculo que poseen con su animal de compañía es una terapia emocional y ocupacional que fortalece y mejora el funcionamiento de su sistema inmunológico.

Anuncios

"La hormona del amor" se magnifica, y, el perro y el adulto mayor crean una conexión especial que incluso hay una sanación en las vidas de ambos.

Freud fue uno de los primeros psicoanalistas en entender y percatarse de la importancia de los efectos positivos y emocionales que había entre una mascota y su dueño. El vínculo creado inclusive hacía que experiencias dolorosas pudieran ser más llevaderas y suaves con la compañía de la mascota. (Roth 2005)

Finalmente, y citando la película "La razón de estar contigo" (A dog's purpuse, 2017, Lasse Hallström), el propósito de un perro, el convivir con una mascota, va más allá de afectos comunes. Tener un vínculo afectivo con nuestra mascota mejora la #Salud mental y emocional. Permite una sanación energética, por así decirlo, de efectos como el estrés o el mal humor. Energéticamente, se abre una brecha de confianza, amor, respeto y entendimiento mutuo.