En los tiempos antiguos los deportes eran actividades realizadas en su mayoría por los hombres. Con el paso del tiempo esta realidad se ha transformado progresivamente y, poco a poco, las mujeres participan en competencias en las pistas, estadios, gimnasios y entrenamientos al aire libre; todo esto en la búsqueda no solamente de bienestar físico, sino de mayor firmeza muscular, moldeado de la silueta y mejoras en la postura.

A partir de la inclusión masiva de las féminas en el campo deportivo, se ha logrado avanzar en la mejora de enfermedades vinculadas con trastornos como la obesidad, la diábetes, insuficiencias circulatorias, debilidades óseas, entre otras, que afectan a la mujer durante el transcurso de su vida.

Anuncios
Anuncios

Los logros alzanzados a partir del aumento del deporte en la mujer no solamente dejan resultados favorecedores en la apariencia física, se reflejan también en la exitosa conquista de marcas, medallas y trofeos que revelan la excelente disposición, fortaleza, disciplina y optimismo de las féminas hacia el deporte.

Más cuidados para ellas

Desde el inicio de la adolescencia, en el plano morfológico, las mujeres se diferencian de los hombres por un crecimiendo más considerable de su masa grasa y un menor desarrollo de su masa muscular; según se desprende de la Guía de la Salud "Estar Bien Sentirse Bien". En sus páginas sus autores explican que en la edad adulta, el tejido adiposo representa el 29% del peso del cuerpo en la mujer, contra el 18% en el hombre y los músculos respectivamente el 36% y el 42%.

Anuncios

La fuerza de las mujeres corresponde teóricamente al 65% de la de los hombres.

En el campo deportivo, el filósofo sueco Astrand estima que el consumo máximo de oxígeno - que permite evaluar la capacidad física de un sujeto - de las mujeres corresponde a un 70 y 75% de la de los hombres. Lo que significa que efectivamente existen diferencias en cuanto a las capacidades de la mujer en los deportes. Sin embargo, debido a las condiciones del cuerpo femenino y a la necesidad de lucir bien, los efectos positivos del ejercicio físico en la silueta son logros muy anhelados.

Disciplinas como la natación, los maratones en bicicleta o la danza clásica son altamente solicitadas por parte de las chicas y mujeres de mediana edad, sin contar con la incorporación cada vez más frecuente de señoras de la tercera edad. La realización de muchas actividades deportivas se extiende cada vez más en el planeta, por los múltiples beneficios que representan para la mujer no solamente en el aspecto físico, sino también psicológico. #Feminismo #Belleza #Atletismo