En la época de nuestras bisabuelas, el baño era raro y la limpieza íntima no muy escrupulosa, pero ellas se interesaban por evitar las manos sucias en los miembros de su familia, muy especialmente a la hora de la alimentación. Esta elemental higiene hoy se respeta muy poco, salvo en las culturas donde se refuerzan los valores como el aseo personal, familiar e inclusive comunitario.

En algunos países es común encontrar escuelas, donde los lavamanos escasean, los alumnos pasan de los baños o de los patios del recreo al comedor, sin tomar el cuenta la higiene de las manos. Estos hábitos tienden a perjudicar la #Salud, especialmente si los contaminantes tienen contacto con la boca o los ojos.

Anuncios
Anuncios

Las recomendaciones para el hogar consisten en apartar los vertederos de basura de las cacerolas y lavarse las manos luego de eliminar los desechos. Las manos son el principal vehículo de infecciones tóxicas, parasitosis y enfermedades infecciosas. Además, al realizar las labores domésticas cuando la persona fuma, el tabaco que se lleva a la boca no es menos peligroso.

Es aconsejable lavarse las manos después de usar el inodoro, antes y después de los cuidados con el bebé, antes de arreglar la cocina o lavar la vajilla, antes de comer, de maquillarse. No se trata simplemente de meterlas en el agua, sino de usar jabón, cepillar las uñas, la palma y enjuagar cuidadosamente y secar bien arrededor de las uñas y la punta de los dedos, con una toalla seca que permanezca en un lugar ventilado y se cambie con frecuencia.

Anuncios

En caso de presentarse problemas intestinales o si la persona se dedica a actividades que producen demasiado sucio, los especialistas en higiene personal señalan que debes utilizar toallas desechables.

Con frecuencia se reservan para el lavado de las manos los jabones más ordinarios, cuando el uso continuo debería incluir productos más suaves, como jabones sobregrasos, cremas limpiadoras neutras o el nuevo producto que muchos llevan en sus bolsos o carteras conocido como "gel antibacterial".

El uso de diversos tipos de jabones ha variado a lo largo de los años, pero la necesidad de aseo de las manos sigue estando presente. Las civilizaciones de la antigüedad ya practicaban cierta higiene corporal, la cual debido a la modernidad y al proceso de industrialización mejoró significativamente. En la actualidad existen numerosos productos eficaces y desprovistos de agresividad, para que cada quien escoja, especialmente en el caso de personas alérgicas. #Cultura #Belleza