Anuncios
Anuncios

Las proteínas son de gran valor biológico para el cuerpo humano y especialmente aportan al organismo hierro y vitaminas del grupo B. Estos nutrientes indispensables para el desarrollo y el resguardo de la salud se encuentran en las carnes, aves, pescados y huevos, de allí su importancia de incluirlos en la dieta alimenticia diaria.

Por su importancia para el buen funcionamiento del cuerpo humano, las proteínas no se deben reemplazar totalmente por vegetales y frutas, debido a que ocasionarían deficiencias nutricionales que pueden manifestarse a través de enfermedades como la anemia, cuyos síntomas son debilidad, mareos y dolores de cabeza.

Anuncios

Por lo tanto, para perder peso es preferible consumirlos sancochados o a la plancha, en lugar de eliminar totalmente su consumo.

Las proteínas se conocen con el nombre de alimentos constructores, por su elevado valor biológico, además son fuentes importantes de lípidos saturados, por lo cual es necesario moderar su consumo y escoger los menos grasos. Es mejor un bistec libre de grasas, cocinado en un sartén o plancha sin aceite, que un trozo de cerdo frito, ya que éste último puede alterar los valores sanguíneos como el colesterol y los triglicéridos.

Eventualmente, las proteínas de origen animal se pueden intercambiar con las leguminosas, tales como frijol y avena, que también son considerados alimentos constructores y aportan una cantidad de fibras esenciales para el proceso digestivo.

Anuncios

Lo importante es consumir una dieta balanceada que incluya diferentes tipos de alimentos, para obtener un apropiado funcionamiento de la máquina humana.

Alimentos energéticos o combustibles

Todos aquellos alimentos que suministran esencialmente calorías son considerados energéticos. Bajo la forma de lípidos tenemos alimentos ricos en ácidos grasos saturados, como la mantequilla o la manteca de cerdo, los cuales se deben consumir con moderación, por su alto aporte de grasas.

En el renglón de ácidos monoinsaturados encontramos los aceites de cacahuate y oliva, mientras los ácidos polinsaturados están presentes en los aceites de maíz o girasol. Estos aceites son consumidos con mucha frecuencia en ensaladas y platos fritos, no se deben eliminar totalmente de la dieta diaria pero es igualmente aconsejable consumirlos en pequeñas cantidades.

Los glúcidos son nutrientes de utilización lenta, los encontramos en los cereales y sus derivados, como el arroz, el trigo o el maíz y en las papas que son una fuente importante de vitamina C y fibra. Otros alimentos llamados de utilización rápida son el azúcar y sus derivados, como el chocolate, la gelatina dulce o el almíbar; en este caso se recomienda el consumo de alimentos dulces elaborados con menos cantidad de químicos, como la panela o la miel. Por su alta incidencia en los valores sanguíneos, los médicos también recomiendan consumirlos con moderación para evitar enfermedades como la diábetes. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Nutrición #Medicina