Para algunas personas, el #embarazo se convierte en el momento más importante de sus vidas, al saber que pronto podrán conocer a su pequeño o pequeña, pero esto no le ocurre al 3% de la población femenil, quienes viven con un miedo irracional al embarazo y el parto. El término proviene del griego “tokos“ que significa nacimiento, y “phobos“ miedo. También conocido como parturifobia, maieusifobia, o locquifobia. En algunos casos, el mero hecho de un posible embarazo crea un estado de fobia y ansiedad. Un miedo patológico inexplicable.

Tocofobia: síntomas

El temor es generado a los cambios físicos y las responsabilidades que tiene el convertirse en madre.

Anuncios
Anuncios

Se vuelven obsesivas de los anticonceptivos e incluso llegan a mentir sobre su fertilidad a sus #parejas para evitar concebir. E incluso, si ya se encuentran embarazadas, llegan a recurrir al aborto. Y si llegan a tener al bebé, debe ser por cesárea, para evitar el dolor e incluso algunas madres llegan a tener sentimientos en contra de su bebé. Hay dos clasificaciones y dependen del origen de la fobia.

Tocofobia primaria

La padecen aquellas mujeres que nunca han tenido hijos. Suele aparecer al inicio del embarazo y su miedo nace desde la adolescencia sin tener realmente algún origen justificado, pero relacionado con abusos sexuales, alteraciones psicológicas e incluso tabús.

Tocofobia secundaria

En este caso, es característica de las mujeres que tiene uno o más hijos, y han tenido una mala experiencia que les ha causado un trauma en sus embarazos pasados, ya sea un embarazo difícil, una mala práctica del parte medio, o una gran depresión posparto.

Anuncios

Causándoles temo el volver a vivirlo.

Tocofobia: tratamiento

Como cualquier miedo, la necesidad de afrontarlo y acudir con un especialista debe ser una primera necesidad. Ya que, si no se busca el tratamiento, puede crear problemas tanto en la vida personal como en la relación de pareja. La psicoterapia es una forma de tratarlo. En ella, el psicólogo ayuda a reconocer los miedos y a entender las emociones por lo que se crean, creando una sensación de alivio que, después de varias terapias, puede no solo curar el síndrome, sino también mejorar su autoestima.

En otros casos, la medicación se convierte en parte importante para superar el problema. Pero la mejor forma de superar este tema es contar con el apoyo de las personas que le rodean, para crear un ambiente de seguridad familiar que permitirá, poco a poco, y con el apoyo necesario, superar el trauma. #Tocofobia