De acuerdo a las necesidades nutricionales del cuerpo humano y lo que proporcionan los diferentes alimentos se establece una alimentación balanceada, que traerá ventajas para la salud. El equilibrio en la dieta se obtiene de varias maneras y es necesario tener en cuenta el modo de vida, los recursos, la composición de la familia y los gustos.

Para lograr la dieta ideal es indispensable saber cómo clasificar los alimentos y establecer entre ellos sustituciones y equivalencias. Igualmente es necesario tomar en consideración la cocción, que modifica en cierta medida el valor alimenticio. El buen equilibrio para obtener el total de nutrientes requeridos en la dieta diaria se restablece cuando la alimentación es variada.

Anuncios
Anuncios

Las cantidades empleadas y la frecuencia de utilización de los alimentos determinan sus aportes.

Los excesos en la alimentación siempre originan enfermedades, por lo general, costosas para la colectividad, tales como la obesidad, patologías cardiovasculares, diábetes, malestares digestivos y algunos tipos de cánceres. En las sociedades industrializadas es frecuente la alimentación rápida o la llamada "comida chatarra", alta en grasas y azúcares, pero baja en nutrientes y fibras. Esta situación produce una alimentación no adaptada a las necesidades reales de la población.

Alimentación natural

Los amantes de la naturaleza acusan a la #Tecnología de la existencia de una alimentación poco saludable, propia de las sociedades modernas, además de ser difícil determinar dónde comienza y cuándo termina lo natural.

Anuncios

"La Guía de la Salud Estar Bien Sentirse Bien" afirma que "Una tecnología adaptada a las necesidades y no a los imperativos económicos multinacionales resolvería, indudablemente en parte, el drama de los que tienen hambre".

Otras recomendaciones necesarias para evitar el surgimiento de enfermedades son ingerir con gran moderación las carnes, el azúcar, la grasa y la sal. Todo alimento es mucho más que un sustento, porque cada persona obtiene de él bienestar o malestar, de acuerdo a las condiciones de su organismo y tolerancia.

Los alimentos considerados constructores son las carnes, aves, pescados, huevos y quesos. Mientras los energéticos son el aceite, la mantequilla, margarina, cereales, leguminosas, papas, pan, arroz, azúcar, miel y chocolate. Por otra parte, los reguladores son las hortalizas y las frutas. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Nutrición