Anuncios
Anuncios

El propósito de la alimentación consiste en cumplir con las necesidades nutricionales del cuerpo humano, con el objetivo de ayudarlo a realizar las exigencias diarias. El aporte de energía que obtiene el individuo, a través de las comidas, debe ser apropiado a los esfuerzos que realiza, según su estilo de vida, costumbres y entorno geográfico.

Los tejidos del cuerpo humano se renuevan permanentemente, es decir, que el organismo tiene vida propia; sin embargo una #Nutrición que obtenga excesos de grasas, azúcares, sal u otros alimentos nocivos no lo ayudarían a mantenerse en condiciones óptimas. La dieta ideal debe ser proporcional al organismo e incluir elementos indispensables para su crecimiento y mantenimiento, como proteínas, minerales, ácidos grasos esenciales, agua o fibras.

Anuncios

Un aporte energético adaptado a los gastos permite establecer el equilibrio indispensable, a condición de dar una respuesta correcta a las múltiples necesidades. Por ejemplo, los deportistas se alimentan en función de las actividades de entrenamiento que realizan durante sus prácticas, para estar en buena forma física. En estos casos las exigencias de energía son diferentes a las de una persona que realiza ejercicios suaves dos o tres veces a la semana, o por el contrario tenga un estilo de vida sedentario.

La dieta ideal

Es conveniente seleccionar, asociar y cocinar los alimentos teniendo en cuenta sus particularidades, sin olvidar que mientras más variada sea la alimentación, mayor oportunidad hay de responder a las necesidades nutricionales. Por ejemplo, los alimentos sancochados son preferibles a los fritos y al utilizar aceite es recomendable que sea de oliva, ligero y en pocas cantidades.

Anuncios

Por otra parte, los médicos especialistas aconsejan vigilar el peso corporal frecuentemente, porque un aumento demasiado elevado o un adelgazamiento muy rápido puede requerir la necesidad de asistir a la consulta con el doctor. Si se mantiene el mismo peso o se aumentan o bajan dos o tres kilos, no es señal de alarma.

La actividad física

Independientemente del sexo, hombres y mujeres queman energía durante la realización de sus actividades, como moverse, caminar, correr, bajar o subir escaleras, entre otras labores que efectúan durante el día.

En el caso de los deportistas la actividad física es mucho más alta, sin embargo, las personas que trabajan con maquinarias y equipos también gastan altos niveles de energía. Las amas de casa - que muchos consideran que por mantenerse más horas en el hogar son menos activas - realizan significativos esfuerzos físicos al limpiar los pisos, ventanas, paredes e inclusive cocinar. #Salud