Anuncios
Anuncios

El organismo humano está conformado por varios minerales, entre ellos el calcio el cual - de acuerdo a los estudios científicos - representa el 2% del peso corporal de una persona adulta. Debido a su importancia y funciones, éste se encuentra localizado en los huesos y dientes.

Las funciones del calcio son de vital importancia, se combina con otros elementos para formar el esqueleto y es esencial para la función de los sistemas nervioso y muscular, para el mantenimiento de la integridad vascular, la coagulación sanguínea y la inmunidad celular.

Durante la infancia, el ser humano está en período de crecimiento y es precisamente en esta época de la vida, durante la cual el calcio es fundamental e insustituible.

Anuncios

La dieta apropiada para los niños debe incluir este mineral.

La menopausia

En el caso de la mujer, después de la ausencia de la regla, aumenta la pérdida de calcio en los huesos, este proceso es inevitable y forma parte del envejecimiento natural de las féminas. En los cinco años posteriores a la aparición de la menopausia es probable que la mujer pierda la mitad de la masa ósea y - en este momento - la ingesta de calcio debe aumentarse.

La osteoporosis

La mayoría de las mujeres padecen de osteoporosis antes de los 60 años. Desafortunadamente, después de los 65 años la pérdida ósea continúa en ambos sexos, por diferentes causas. La osteoporosis es una enfermedad caracterizada por el adelgazamiento y debilitamiento de los huesos. Al comienzo el proceso de pérdida de calcio es indoloro, sin embargo, posteriormente puede provocar fracturas espontáneas.

Anuncios

Existen muchos factores relacionados con la aparición de la osteoporosis, entre ellos: la edad, sexo femenino, antecedentes hereditarios, afecciones hepáticas y tiroideas, bajo peso, falta de ejercicio, deficiencias en la ingestión de calcio, consumo de alcohol y tabaco, dietas incorrectas y menopausia precoz.

Embarazo y lactancia

Existe una relación vital entre el embarazo y el calcio. El requerimiento diario para la mujer embarazada aumenta en 1.000 miligramos en relación a la no embarazada, esto con el fin de garantizar la calcificación fetal y prevenir la desmineralización materna. El suministro adicional de calcio también es necesario en la mujer que amamanta, para compensar el calcio excretado en la leche.

La alimentación y el calcio

La fuente principal de calcio en la dieta está representada por la leche y sus derivados lácteos. Para alcanzar los 1.000 miligramos diarios una persona deberá ingerir - por lo menos - dos raciones generosas de leche, yogurt o queso. El calcio adicional puede obtenerse de suplementos, quedando a criterio del médico el tipo de calcio que debe administrársele al paciente, ya que no todos son iguales.

Anuncios

Los doctores especialistas afirman que las sales a las cuales está unido el calcio en los suplementos habituales, tienen diferentes características vinculadas a su administración, tolerancia gastrointestinal, gases, absorción y riesgo de cálculos renales. #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Medicina