Anuncios
Anuncios

La vitalidad significa tener calidad de vida y energía de las facultades del organismo humano. Los esfuerzos que se realizan en las sociedades deben estar orientados hacia la búsqueda de una actitud dinámica ante la vida y una postura positiva, frente a las formas de afrontar las exigencias de las sociedades modernas.

Diferentes factores físicos, estímulos emocionales y sociales inciden sobre la vitalidad, la cual se corresponde más a un estado de ánimo, que a un cuadro medible mediante exámenes de laboratorio clínico.

La disminución de la energía vital obedece a causas físicas o psíquicas. Estudios médicos revelan que la disminución de la vitalidad o también llamada "agotamiento", implica cansancio físico y mental.

Anuncios

El estilo de vida de las sociedades contemporáneas contribuyen a reducir la vitalidad de las personas. Altas exigencias como el cumplimiento de horarios en ciudades con demasiado tráfico vehicular, agitado ritmo de vida y ambientes contaminados en el aire o en el agua afectan a los ciudadanos. Esta reducción de la vitalidad está asociada al acelerado modo de vida actual, particularmente en las grandes urbes.

Causas que disminuyen la vitalidad

Los casos severos como la depresión psíquica, anemia, enfermedades vasculares, metabólicos (variaciones del azúcar en la sangre) o una fuerte presión social y emocional son causas de la reducción de la vitalidad. Los pacientes que presentan esta sintomatología suelen estar cansados la mayor parte del tiempo.

La falta de vitalidad no debe considerarse una enfermedad, porque muchas veces los desbalances que afectan la actitud vital están relacionados a conductas o comportamientos inadecuados.

Anuncios

Entre estos factores podría considerarse, por ejemplo, la dieta. Una alimentación incorrecta, no balanceada puede ser causa de un aumento o disminución de peso. En cualquiera de ambos casos, la repercusión sobre la vitalidad será a mediano plazo e inevitable.

Otro elemento a considerar frente a la falta de vitalidad es el ejercicio. La vida actual en las grandes ciudades tiende a ser sedentarios a sus habitantes. En estos casos, la falta de actividades deportivas ayuda a la aparición de dolencias cardiovasculares, enfermedades venosas, sobrepeso, exceso de colesterol, baja de las defensas inmunológicas y estrés.

La actitud emocional es fundamental para que los individuos sean capaces de flexibilizarse y ajustarse a las aceleradas transformaciones de las sociedades modernas. El temor al futuro, a los cambios, a la soledad o a la tristeza hacen que muchas personas se sientan agotadas o cansadas, sin vitalidad.

¿Cómo curarla?

Es aconsejable cambiar el estilo de vida cuando se sienta una pérdida de vitalidad e incorporar a la rutina diaria actividades como caminar, trotar, realizar paseos en bicicleta, nadar e inclusive realizar ejercicios - aunque sean suaves - en el hogar.

Anuncios

Otras actividades de esparcimiento mental como bordar, leer, pintar, tejer, preparar postres o cuidar el jardín son altamente motivadoras en estos casos. #Ciencia #El malestar que ocasionan las Enfermedades #Medicina