Anuncios
Anuncios

El acné es una afección que ocurre a través del conjunto pilosebáceo, conformado por el folículo del pelo más la glándula sebácea, que afecta a muchas personas, especialmente a los adolescentes y jóvenes. Debido a su aparición en el rostro puede ocasionar traumas psicológicos vinculados con la apariencia física y el entorno social.

Existen varios tipos de acné, entre ellos el vulgaris (también llamado acné común), infantil, ocupacional, por uso de cosméticos o pomadas, el escoriado y los síndromes androgénicos asociados. Todos ellos suponen cierto dolor al momento de su aparición y evolución, por lo cual es necesario - de acuerdo a su severidad - asistir a la consulta con el médico dermatólogo para atenderlo a tiempo.

Anuncios

El acné vulgaris o común es el responsable del 90% de la mayoría de los casos de acné que presentan los pacientes. Sus causas son muchos factores y, por lo general, aparece en la cara en la forma de comedones, pústulas, nódulos y las lamentables cicatrices.

De acuerdo a estudios médicos realizados por especialistas, el acné afecta al 95% de los adolescentes mayores de 16 años de edad. En la mayoría de los casos se observa una máxima severidad del proceso del acné en jovencitas entre los 16 y 18 años, mientras que en los varones suele ocurrir entre los 17 y los 20 años.

Según investigadores en el área de dermatología, la incidencia y gravedad del acné va descendiendo aproximadamente entre los 25 y 40 años. Sin embargo, a partir de los 25 años - tanto mujeres y hombres - pueden padecerlo y requerir ayuda médica.

Anuncios

Cuando los pacientes tienen acné, éste puede ser de un aspecto variado, según las lesiones se encuentren inflamadas o no. Cuando el acné no tiene inflamaciones se reduce a puntos blancos y negros. Por el contrario, el acné con lesiones inflamadas superficiales presenta pápulas o pústulas, mientras las lesiones profundas tienen nódulos. Los doctores dermatólogos clasifican el acné en leve, moderado y severo.

Causas que lo originan

Existen varios elementos que ocasionan el acné, tanto en personas jóvenes como adultas, independientemente del sexo, entre ellas, se encuentran la seborrea, originada por un elevado nivel de secreción de sebo y los efectos hormonales. La colonización bacteriana y la inflamación local también son factores desencadenantes.

Los tratamientos dermatológicos para curar el acné tienen como propósito limitar su duración, prevenir las cicatrices y disminuir el impacto psicológico que afecta a los pacientes. Entre las recomendaciones médicas se incluyen no ingerir demasiados azúcares y grasas; en este sentido no ha sido demostrada la responsabilidad de ningún alimento en cantidades normales. Por otra parte, no deben apretarse los granos y espinillas, porque pueden contaminarse y dejar cicatrices. Adicionalmente, es necesario evitar la exposición prolongada al sol, especialmente si los pacientes están en tratamiento médico. #Ciencia #El malestar que ocasionan las Enfermedades