Para contribuir al bienestar y la salud, la vitamina C promueve la formación de colágeno, además de ayudar a conservar la integridad de los tejidos conjuntivo y osteoide del hueso y la dentina de los dientes. Es necesaria para la cicatrización de heridas y facilita la recuperación de la piel, después de lesiones como quemaduras. Esta vitamina tiene la capacidad de oxidarse y reducirse de forma fácil y reversible en el organismo, funcionando como un sistema [VIDEO] de oxidación y protector de las células.

Entre otras ventajas, la utilización de vitamina C protege la producción de ácido fólico, facilita la absorción de algunos alimentos, especialmente el hierro.

Anuncios
Anuncios

Al asistir a la consulta médica, los pacientes reciben orientaciones sobre la cantidad de vitamina C que deben ingerir diariamente y el tiempo adecuado, para obtener sus valiosos beneficios.

Los frutos cítricos, como limones, naranjas, mandarinas y toronjas son las más recomendadas para ingerir vitamina C en la dieta diaria, sin embargo, otras frutas como la lechoza, kiwi, fresa, guayaba, melones y uvas contienen altos niveles de esta vitamina; entre los vegetales recomendados se incluyen las coles de bruselas, brócoli, berro, acelga y espinacas.

Deficiencias de Vitamina C

Si las personas padecen de deficiencia de vitamina C es posible que desarrollen una enfermedad conocida con el nombre de escorbuto. Esta dolencia es del tipo agudo o crónico, la cual se caracteriza por manifestaciones hemorrágicas y daños en la dentina; ésta última es la capa de marfil ubicada en la parte interna de los dientes.

Anuncios

Por su parte, el escorbuto es una patología ocasionada por la escasez o carencia de vitamina C, lo cual genera empobrecimiento de la sangre, úlceras en las encías, manchas pálidas y hemorragias. Hasta el siglo XIX el escorbuto causó numerosos fallecimientos entre marineros y pasajeros durante los largos viajes transatlánticos en los cuales la alimentación se reducía, a lo largo de semanas, a galletas y agua [VIDEO]. Investigaciones realizadas por historiadores revelan que, a partir de 1800, la Real Marina Británica fue la primera en introducir en sus barcos obligatoriamente, el jugo de limón como una bebida necesaria para sus tripulantes.

En los casos de deficiencias menos graves de vitamina C, los pacientes manifiestan dificultades para la cicatrización de heridas y en la disminución de procesos inflamatorios e infecciosos. Otros síntomas de la hipovitaminosis C, como consecuencia de una dieta pobre de esta vitamina, son la aparición de apatía, anorexia, irritabilidad e hiponutrición.

De acuerdo a numerosos estudios clínicos, la vitamina C es necesaria en caso de resfriado, gripe, embarazo, lactancia, crecimiento, afecciones febriles, convalecencia, fragilidad capilar e inclusive para obtener un buen rendimiento deportivo. #Ciencia #Medicina