Anuncios
Anuncios

Los últimos años han sido fundamentales en el reconocimiento de los derechos sexuales, el tema cada vez se aborda con mayor libertad, y a pesar de que esto ha traído innumerables beneficios, no todo es color de rosa, en la búsqueda de experimentar el placer sexual, las personas también han tenido que asumir las consecuencias; las enfermedades de transmisión sexual se han vuelto un problema de salud pública, no sólo en nuestro país, sino a nivel mundial, la irresponsabilidad y la escasa o nula información que se tiene respecto a estas enfermedades, han conseguido que las cifras de infectados haya aumentado en los últimos años.

Y en México, ¿nos cuidamos?

En nuestro país, la información que se difunde respecto a estas infecciones es muy escasa, en las escuelas el tema sólo se aborda de manera superficial y los jóvenes suelen quedarse con muchas dudas que por miedo o vergüenza no se atreven a preguntar, según cifras del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) las #Enfermedades de transmisión sexual ocupan los primeros lugares en demanda de consultas médicas, y aproximadamente el 30% de los mexicanos han padecido alguna de ellas, siendo los jóvenes entre 18 y 30 años los más propensos al contagio.

Anuncios

En #México, una de las enfermedades

de transmisión sexual más común es la #Gonorrea la cual se ha reproducido de manera alarmante y las cifras de personas infectadas va en aumento, en muchos de los casos, la gonorrea no presenta síntomas físicos, por lo que suele confundirse con infecciones en las vías urinarias, sin embargo, si no se detecta a tiempo, puede llegar a tener graves consecuencias como uretritis y prostatitis en los varones, y endometritis en las mujeres.

Otras enfermedades con mayor número de infectados, son la candidiasis, tricomoniasis y sífilis.

El riesgo de la desinformación

Existen infinidad de mitos respecto a las ETS, que por más absurdos e ilógicos que parezcan, hay quienes aún creen que son ciertos, aunque se dice que sólo las personas promiscuas u homosexuales están en riesgo de contagio, la realidad es que las enfermedades de transmisión sexual no discriminan, toda persona sexualmente activa está en riesgo, ya que basta sólo un contacto genital con una persona infectada para contagiarnos.

Anuncios

En medio del acto sexual, algo que se olvida con frecuencia es que el líquido preseminal es altamente infectante, y que el contagio puede transmitirse mediante este, debemos tener claro que no es necesaria una eyaculación o una penetración para contraer una ETS.

Solemos ignorar la magnitud de padecer una infección de transmisión sexual, pero basta con informarnos un poco para conocer los síntomas y consecuencias de estas, que en el peor de los casos, pueden ocasionar la muerte.

¡A prevenir!

Hay que desterrar de nuestra cabeza la idea de que “nunca nos va a pasar” y aceptar de manera responsable que todos estamos en riesgo de contraer alguna de estas enfermedades. Debemos dejar de tratar el tema de las infecciones de transmisión sexual como un tabú, y comenzar a abordarlo de manera clara y sin prejuicios, sin olvidar que el riesgo aumenta con la falta de responsabilidad y que tanto la higiene como el uso del preservativo son indispensables para prevenir la transmisión de estas infecciones.

Anuncios

Las medidas de prevención en las relaciones sexuales, no son un impedimento para disfrutar del sexo, el estar informados y conocer acerca de los riesgos de contraer una enfermedad de transmisión sexual, no debe ser motivo de alarma, sino una señal para aprender a cuidarnos y disfrutar del placer sin dañar nuestra salud y la de nuestras parejas sexuales.