Brigitte Bardot ha expresado estos días su filiación por Marine Le Pen, líder de la extrema derecha francesa y la hija del fundador del partido Frente Nacional, Jean-Marie Le Pen. Para quien no lo conozca, se trata de uno de los partidos que abogan por políticas ultranacionalistas y en muchos casos contrarias a cualquier tipo de inmigración y, en algunas ocasiones, incluso a otras razas que no sean tan blancas como la suya.

En una entrevista que se le hizo en el canal France 2 por su ochenta cumpleaños la actriz fue preguntada por los últimos cinco presidentes de su país y por la que muchas encuestas ven como la siguiente presidenta tras ser Frente Nacional el partido más votado en las elecciones europeas de hace unos meses.

Anuncios
Anuncios

Tras comentar que le había parecido bien que se utilizara su imagen en la campaña electoral del Frente Nacional, afirmó que le gustaba mucho la actitud de Marine Le Pen "Es la única mujer que tiene un par de testículos". Desde luego el mito sexual de los años sesenta ha adquirido con los años un lenguaje tremendamente florido.

Según la actriz el problema actual de Francia es que evoluciona, pero no en la dirección correcta. Sin embargo la mejor parte de la entrevista es cuando entró a hablar de manera personal de su visión sobre lo que para Francia representaría tener a una presidenta como Marine Le Pen. En palabra de la propia actriz la líder de extrema derecha sería una "Juana de Arco del siglo XXI". Como símil se acerca mucho a su visión, pues Juana de Arco representó en la guerra un cambio de enfoque que llevó a la salvación del reinado francés y desde luego convertirse en un estado como el que planea el Frente Nacional representa un autentico golpe de timón.

Anuncios

Según parece el camino correcto se acerca mucho más al cierre de fronteras, la desaparición de la Unión Europea como entidad supranacional y un lema al estilo "Francia para los franceses". Unos abriendo vías de comunicación entre naciones y otros intentando echar del país a los que no sean franceses. En Francia no se aclaran.