Hace bastante tiempo que Kevin Smith no saca ninguna cinta al aire así que ahora para compensar estrena una trilogía en apenas dos años. Esta semana estrenará la primera parte "Tusk" una comedia dramática de terror sobre un estudiante que es secuestrado y tratado de convertir en morsa por el mismo hombre que le secuestró mientras sus amigos se unen a un ex policía para salvarle. Y para el año que viene tendremos la segunda parte, "Yoga Hoser" donde dos niñas de quince años canadienses (una de ellas la propia hija de Kevin Smith, Harley Queen Smith) que deben enfrentarse a un antiguo mal una vez más con la ayuda del ex policía. Para la tercera película aún no tenemos fecha de estreno pero sabemos su título "Moose Jaws" que según Kevin Smith será "como tiburón pero con alces".

Anuncios
Anuncios

En las tres películas el reparto será prácticamente el mismo destacando a Johnny Depp en el papel de Guy LaPointe, ex policía y cazador de monstruos y Haley Joel Osment en el papel de Adrien Arcand, un nazi canadiense.

La parte más curiosa es que Adrien Arcand es un personaje histórico real de los años treinta que se denominó así mismo como el führer canadiense y trató por todos los medios de llevar el fascismo a Canadá trabajando en panfletos antisemitas en diversos periódicos supuestamente sufragados por el partido conservador. En 1934 fundó el partido Cristiano Nacional Socialista con el fin de defender el movimiento anti-comunista y tratar de deportar a los judíos canadienses. Luego en 1938 se unió al partido canadiense nacionalista de las provincias de las llanuras y al partido Nacionalista de Ontario para formar el partido fascista nacional de Canadá del que fue nombrado presidente.

Anuncios

Fue arrestado en 1940 y su partido disuelto pero él nunca dejó de creer en una Canadá fascista libre del imperio Británico e incluso hizo que otros prisioneros le construyeran un trono desde el que lanzaba discursos sobre cómo gobernaría Canadá una vez Hitler lo invadiera.

Haley Joel Osment empezó a hacer #Cine con dos años y aunque nunca ha sido una estrella de primera fila por sus palabras se deduce que a pesar de todo se siente satisfecho con los trabajos que ha realizado y este no es una excepción. Para prepararse para su papel no ha dudado en ganar peso y dejarse un bigotillo que junto a su pelo repeinado le dan un aspecto completamente estrafalario.

La duda que nos queda es cómo se juntan un nazi, un farero, un ex policía, una camarera y dos dependientas de un supermercado en la misma historia. En pocas palabras, Kevin Smith damas y caballeros.