Uno de los grandes atractivos de Batman es, sin ningún género de duda, la enorme cantidad de gadgets que tiene. Es un poco la versión seria y algo muermo del típico científico loco, aunque a diferencia de la mayor parte de los científicos locos de las películas este además de ser inteligente y creativo reparte mamporros a diestro y siniestro y está entrenado en tantas artes marciales que aburre hasta leerlas. Y si tenemos que elegir un gadget entre todos los de la colección que lleva cada noche a la oficina, posiblemente todos eligiéramos el Batmóvil. Es posiblemente el mejor coche del mundo. Cada ocasión en la que sale una nueva película hay tortas entre todas las marcas para poder ser ellos quienes diseñen el nuevo coche de Batman.

Anuncios
Anuncios

Todas quieren poder decir en sus anuncios "somos los que le hacemos el coche a Batman, conduce la marca del murciélago".

Últimamente el Batmóvil ha tendido hacia los coches más bien militares, casi como tanques pero menos agresivos. Diseños con múltiples vértices y aristas, potencia para aburrir y capacidades sacadas directamente de las necesidades militares. No hay que olvidar que Wayne Industries es una empresa que provee de armamento al ejército en la trilogía de Batman que dirigiese Christopher Nolan y protagonizase Christian Bale.

En este caso, de nuevo, nos encontramos con un vehículo que prima la funcionalidad sobre el lujo y cuya estética nos recuerda a los aviones invisibles al radar que tan famosos se hicieron en décadas pasadas. Incluso, según parece, será capaz de modificar su estructura tanto interna como externamente para adaptarse a las diferentes necesidades de su ocupante.

Anuncios

Este coche tiene además influencias tanto de la época en la que su ocupante más selecto fue Val Kilmer, como de la época más reciente en la que Christian Bale se puso a los mandos e incluso un ligero toque de los tiempos dorados en los que Tim Burton nos mostró la vertiente más alocada del murciélago. Es probablemente la mejor versión del Batmóvil. #Cine