Hace unos años, en España crearon una serie que parecía diferente y algo extraña. Una serie policíaca en la que la protagonista era una mujer trabajadora y ocupadísima, con dos hijos traviesos y que la traen de cabeza y en la que resulta tan importante la vida personal de la protagonista como los casos de asesinato que investiga y que además suele resolver con un método deductivo no demasiado apoyado en las pruebas científicas.

Sería el polo opuesto a otras series de gran éxito como puedan ser las de la franquicia "CSI" en las que la vida personal de los protagonistas representa más un trasfondo que una parte fundamental de la narración, con lo que realmente es una serie que tiene lugar de manera muy sostenida en el laboratorio y las escenas del crimen.

Anuncios
Anuncios

El éxito de la serie llevó a que esta fuera adquirida por multitud de países para su emisión y a la compra de los derechos de la historia en otros lugares, en los que en lugar de emitir la serie original han decidido llevarla adelante por su cuenta en una versión más cercana al público de cada uno de estos países. Evidentemente uno de los casos en los que más probable era esto último era Estados Unidos, donde son muy de americanizarlo todo.

Sin embargo los autores de la serie original, Carlos Vila y Javier Holgado, opinan que en este caso a sido un acierto, pues la actriz protagonista ha logrado captar muy bien la esencia del personaje.

"Por alguna razón, no teníamos a Debra Messing en la cabeza cuando pensábamos en posibles protagonistas. Cuando nos dijeron que sería ella nos sorprendió gratamente.

Anuncios

Pasó lo mismo con María Pujalte: desde el minuto uno piensas que es imposible que haya otra Laura Lebrel" a lo que añaden "Han hecho más hincapié en su vida personal y han incluido más humor, un humor más descarado, más macarra"

Además han logrado adaptar la serie al formato americano, en el que la duración ha de pasar de los sesenta minutos a solo cuarenta, lo que reduce en un tercio el tiempo de emisión. Una serie que disfrutar en casa y reírte un poco con los líos en los que se mete la protagonista, tanto en casa como en el trabajo.