“Wonder Woman” se presenta como una de las grandes novedades de este año. Es la primera vez en mucho tiempo que se lleva al #Cine una película en la que el personaje principal es una de las heroínas de DC. Las grandes producciones basadas en el cine superheroico de esta editorial estaban, casi de manera absoluta, copadas por dos únicos personajes, Batman y Superman. Podríamos contar en este ranking al personaje de Catwoman, pero muy pocos aficionados a los cómics tienen a Halle Berry como una de las actrices que ha interpretado a la villana más famosa de Gotham, sino sencillamente a un personaje que, por casualidad, se llamaba igual.

Además se apostó por una versión muy cercana al actual canon de la editorial, en la que la amazona es hija del rey de los dioses, Zeus. Esto generó tantos apoyos como críticas, pues muchos opinaron que esta es una versión que traiciona el espíritu de Wonder Woman y de su madre, la reina de las amazonas, Hipólita.

La actriz que llevará el traje de la amazona superheroica será Gal Gadot, famosa por las películas de la saga de coches tuneados Fast & Furious, Fast Five y Fast & Furious 6. Además la productora ha exigido que en la silla del director se siente una mujer, la cual aún no ha sido anunciada y muchos pensamos que ni siquiera elegida.

De momento, queda mucho hasta el 23 de junio de 2017 -fecha de estreno de Wonder Woman-, aunque DC podría anunciar a su elegida antes del verano de 2015. Por las redes ya se rumorean candidatas como Mimi Leder (Deep Impact), Lexi Alexander (Hooligans), Michelle MacLaren (Breaking Bad), Kathryn Bigelow (La noche más oscura) o, incluso, Angelina Jolie (su Invencible llegará a los cines el día de Navidad).

Warner está apostando por la diversidad en el universo DC. Cyborg será afroamericano, Flash será interpretado por un actor gay, Ezra Miller, y una mujer dirigirá a Wonder Woman. Sin embargo muchos miran esta apuesta por la diversidad con un cierto cinismo, producto de los muchos años de uso de este tipo de diversidad para atraer público. Muchos piensan que puede tratarse de un ardid publicitario.