El cuerpo de Chespirito estuvo presente esta tarde en las instalaciones de #Televisa San Ángel, en el lugar que recibió al Chavo del 8 desde muy chiquito, que lo vio crecer y hacerse grande, muy grande. Ahí, en ese sitio donde se escribieron y se hicieron realidad todas las historias que le dieron vida a sus personajes, se reunieron muchas personas, las más cercanas a él; aquellas que compartieron foros, luces, cámaras, miradas, sonrisas o solo pasillos estuvieron ahí para darle el último adiós. Como él lo merecía, como él quizá no lo hubiera querido, en grande, muy grande, entre recuerdos y lágrimas, entre la emoción de tener el privilegio de estar cerca por última vez de esa alma buena, creativa, soñadora e inigualable, y la tristeza de saber que nunca volverá.

Anuncios
Anuncios

Así estuvo Roberto Gómez Bolaños, rodeado de admiradores, de admiradores de los buenos, de esos que nunca dan la espalda, los que donde sea que él apareciera se quitaban el sobrero… y es que Chespirito eso era, un hombre admirable, con una chispa inigualable y un corazón sincero, porque solo un corazón así podría haberle dado vida a tantos personajes tan trascendentales, personajes que llegaron para no desaparecer nunca, para sobrevivir a través de las generaciones, para dejar huella y unir fronteras.

Esta tarde, como toda una estrella fue trasladado desde el aeropuerto de la Ciudad de México hasta San Ángel, escoltado por cuatro vehículos y varios elementos de seguridad. Así, seguido desde el aire por helicópteros y en medio de flashes y cámaras de televisión, entró a las instalaciones de Televisa para despedirse de sus amigos, de su casa.

Anuncios

Pasó por la alfombra roja, como él lo merecía, y lo posaron ahí, frente a todos, por última vez. La Plaza de Las Estrellas fue un digno escenario para recibir a este grande, para dedicarle una misa de cuerpo presente, y decirle adiós.

Don Roberto Gómez Bolaños se ha ido de este mundo llevándose con él la creatividad que pocos tienen el privilegio de tener, pero ha dejado aquí lo más importante, su esencia y sus creaciones.

Hasta pronto Chespirito, en el cielo deben estar esperándote muy emocionados… y gracias ¡muchas gracias por todo!