Lo imposible sucedió, ya no habrá más héroe de la #Televisión mexicana, no más tortas de jamón, ni vecindad del chavo, pues Roberto Gómez Bolaños murió hoy a la edad de 85 años en Cancún, Quintana Roo, al rededor de las 14:30 por causas aún desconocidas.



Problemas respiratorios lo aquejaron desde hace algunos años y tuvo que mudarse a Cancún para vivir al nivel del mar, en una de sus últimas visitas a la Ciudad de México, reconoció que había estado enfermo, pero agradecía seguir con vida: " he andado mal sí, pero pudo ser peor porque pude a ver quedado como Cristo, como el Superman aquel y no fue tanto, pero si me cuesta mucho trabajo caminar, por eso vengo en silla de ruedas y con mi bastón, pero Dios me ha concedido la vida todavía y eso es muy valioso".



Lo que para México y Latinoamérica es una tragedia, allá en la vida eterna es una fiesta ,pues tendrán la alegría y el ingenio de uno de los mayores talentos de la televisión mexicana, pues su buen humor siempre estuvo presente: "traigo casi todo con prótesis, las orejas, los dientes los anteojos, pero nada más", expresó en la presentación de sus memorias "Sin querer queriendo" en el 2006.

Antes de dedicarse al arte de la comedia, Roberto Gómez Bolaños fue boxeador amateur, y también estudió la carrera de arquitectura la cuál terminó, pero nunca ejerció.



El talentoso cómico y actor recibió el mote de Chespirito de un director de cine quien lo nombró así por el diminutivo de sheakespeare, pues aseguraban tenía la estatura del escritor y el mismo talento para escribir.



Desde los años 50, comenzó a colocarse como guionista para películas y programas de televisión, donde destaca su gran trabajo con Viruta y Capulina, su talento no sólo era escribir, sino producir, dirigir, actuar y hacer reír.



Una anécdota que recorrió el mundo fue cuando su corazón noble no pudo resistir, pues un niño de la calle en Colombia se le acercó y le regaló una torta de jamón "al Chavo" para que no pasara más hambre; acto de nobleza que hizo que el gran Roberto Gómez Bolaños derramara algunas lágrimas.



Chespirito tuvo la dicha que pocos tienen, morir a lado de su amada, su esposa, Florinda Meza, su gran amor, quien lo defendía con uñas y dientes, enfrentándose más de una vez con la prensa para que no lo molestaran o le quitaran aire: "... Por favor se le está acabando el oxigeno carajo…" gritó en alguna ocasión a los medios que sólo querían unas palabras de Don Roberto.



Varios famosos de todos los ámbitos han expresado sus condolencias, tales como: María Antonieta de las Nieves, Edgar Vivar, Rubén Aguirre, Erick del Castillo, Armando Maradona, el mismo Presidente de México, Enrique Peña Nieto, entre muchos más.



Hoy sólo queda decir: Ahora, ¿quién podrá ayudarnos? #Tendencias