Ya pasaron casi tres meses de que el actor estadounidense tomara la difícil decisión de terminar con su vida. Hace tan sólo unos días se dieron a conocer más detalles sobre el informe forense, donde se reveló que Robin habría intentado previamente cortarse las venas utilizando una pequeña navaja, además de haber tomado medicamentos recetados por su médico debido a una depresión y paranoia que sufría. También se pudo saber que el actor tenía un inicio de Parkinson.

Entre las drogas detectadas en su cuerpo luego de realizarle la autopsia, se detectaron dos antidepresivos y dos compuestos con cafeína. Las dosis de ambos no fueron demasiado elevadas por eso se estima que no lo pudieron haber alterado de manera que provocaran el suicidio.

Anuncios
Anuncios

Williams se encontraba sobrio en el momento que decidió suicidarse. En cuanto al sitio donde el cuerpo fue encontrado el pasado 11 de agosto se vio una botella de un fármaco que se utiliza para el tratamiento de la esquizofrenia, los trastornos de personalidad bipolar y la depresión, aunque el mismo se encontraba cerrado.

El último llamado que salió del teléfono del actor fue a su esposa, alrededor de las 19 horas, en esta llamada que duró unos pocos segundos, Susan Schneider aseguró que no notó nada extraño al hablar con él. Lo cierto es que en el momento de morir Robin Williams no estaba pasando por un buen momento en su vida, estaba siendo tratado por su depresión severa, el Parkinson y también luchaba contra la paranoia, declaró el equipo forense.

El comediante que tenía 63 años tuvo varios problemas con la droga durante su vida, pero justamente antes de morir había comenzado a concurrir a un programa de rehabilitación.

Anuncios

No había ni alcohol ni drogas en su cuerpo en el momento que fue encontrado. La persona que lo vio por última vez fue su esposa la noche previa a su muerte, por la mañana ella partió de su casa creyendo que su esposo aún seguía durmiendo, pero fue el asistente de Williams quien llegó unas horas más tarde y se empezó a preocupar ya que el actor no abría las puertas de su casa. Al ingresar, el asistente lo encontró vestido y muerto en su habitación.