Siguen acumulándose acusaciones contra el actor cómico Bill Cosby. Muchas veces ser famoso no es muy agradable, y al parecer se ha abierto la caja de pandora. Cinco mujeres más se han sumado a las ya numerosas demandas.

Los presuntos abusos del comediante se remontan al año 1965, razón por la cual muchos de los delitos habrían prescrito. El pasado lunes el actor renunció a su cargo en la Junta Directiva de la Universidad Temple, ubicada en Filadelfia, pues según señaló, era lo mejor para los estudiantes y la universidad. Muchas de las presentaciones y programas que Bill Cosby tenía programados se han cancelado de momento por las emisoras que lo iban a realizar.

Anuncios
Anuncios

La famosa actriz Whoopi Goldberg no se cree las inculpaciones, aún siendo tantas. La cantante y actriz Jill Scott también defiende a Cosby, así como su sobrino Braxton Cosby, que también respalda y apoya a su tío. Sin embargo, "Cuando el rio suena, piedras trae", dice el dicho, por lo que algo debe haber.

Una de las últimas acusaciones es la de la ex modelo Janice Dickinson que en 1982, fue a cenar con Bill Cosby, con el que contaba para que la ayudase a comenzar una carrera en la #Televisión. Según dice Janice, en esa ocasión Cosby le ofreció unas pastillas, pues en ese momento tenía dolores menstruales. "Recuerdo haber perdido el conocimiento y al despertar vi a Bill encima de mí", comento entre otras cosas Janice. Asimismo, dice que Cosby es un monstruo y que la violó. La chica por lo visto hacia poco que había salido de una clínica de rehabilitación por problemas de alcoholismo y en su momento no denuncio la agresión por sentirse avergonzada.

Anuncios

El abogado del actor, Marty Singer manifestó que las acusaciones de Janice eran completamente falsas.

Otra de las recientes denuncias la ha interpuesto Judy Huth, la cual dice haber sido atacada por Bill en 1974, cuando ella sólo tenía 15 años, en la mansión de Playboy en la ciudad de los Ángeles.

La abogada de Bill, Gloria Allred le aconsejó que estableciera un fondo de 100 millones de dólares, a modo de indemnización, por si alguna de las mujeres pudiese demostrar en los tribunales sus acusaciones.