Hoy se cumple el aniversario del asesinato del que fuera considerado la voz negra más importante de los años sesenta y rey del soul: Sam Cooke, un talento extraordinario que estaba en el mejor momento de su carrera y encadenaba éxito tras éxito. Su dominio en el panorama vocal era incontestable y de él se dice que fue "el inventor del soul".

Sin embargo, todo se torció una aciaga noche que terminó en un episodio que todavía hoy, cincuenta años más tarde, sigue motivando teorías conspiratorias que tratan de aclarar las múltiples sombras de la explicación oficial de su asesinato.

Esa noche Sam Cooke había estado cenando con varios de sus amigos y socios en el negocio musical.

Anuncios
Anuncios

A su lado estaba una hermosa mujer de nombre Lisa Boyer. Aunque ella decía ser cantante, su oficio no estaba del todo claro y todo apunta a que era una dama de compañía. De hecho, poco tiempo después de la muerte de Cooke fue detenida por ejercer la prostitución en Los Angeles.

Esa noche ambos se dirigieron al Motel La Hacienda donde habían estado en otras ocasiones. Allí encontró la policía muerto al cantante horas más tarde con una bala en el pecho. Al parecer, según cuentan las implicadas, el cantante acosaba a Lisa Boyer, quien tuvo que huir de la habitación por una ventana. Cooke saldría persiguiéndola portando como única ropa una chaqueta. Al llegar a la recepción del Motel, la recepcionista se asustaría y le dispararía.

Esta fue la versión oficial que aceptó sin chistar la policía.

Anuncios

Sin embargo, esto no explicaba muchos puntos oscuros como por ejemplo por qué el músico tenía la cara llena de golpes y cicatrices, por qué la recepcionista fue asesinada poco después y, sobre todo, los turbios manejos que se produjeron con los derechos de las canciones de Sam Cooke. También resultaba un asunto extraño la explicación de Lisa Boyer, pues Cooke ya había estado en ese mismo Motel con ella en otras ocasiones y, también en otras ocasiones, había sido visto por la recepcionista a que tanto asustó. Los expertos también cuestionan que esta tuviera una pistola no registrada y, sobre todo, tan extraordinaria puntería para hacer un disparo que hubiese firmado un profesional. #Música