Como cada vez que se acercan las últimas fechas del año, es el momento de hacer recapitulación de aquellas cosas que nos han proporcionado mejores sensaciones. Una de ellas es el #Cine. El 2014 nos ha dejado una buena cosecha de películas de alto nivel, que ahora podemos recordar, para verlas de nuevo o por primera vez. Como es muy probable que algunas tengan un nuevo recorrido en las carteleras de los cines con la llegada de la temporada de los Oscar, he aquí una buena razón para recordarlas.

1) "Dallas Buyers Club". Matthew McConaughey pasó de ser un artista de medio pelo, habitual en comedias blancas sin calidad, a un actor reconocido en todo el mundo por sus apariciones en True Detective y en este filme.

Anuncios
Anuncios

Aquí interpreta a un personaje típico del "orgullo blanco", homófobo, violento y racista. Pero consigue que le apreciemos, cuando le diagnostican que tiene el VIH y que su esperanza de vida es de poco más de un mes. Desde entonces, se produce una transformación, incluso física, que hace de esta interpretación, una de las mejores del año.

2) "IDA". Ida es una joven polaca que está a punto de tomar los hábitos y hacerse monja. Justo en los momentos previos, descubre que en realidad, su familia solo lo es de acogida y que sus verdaderos padres fueron judíos asesinados en la Segunda Guerra Mundial. Ida buscará sus tumbas y de paso, su verdadera identidad en un viaje de autoconocimiento. La película ha arrasado en los principales festivales cinematográficos a los que se ha presentado. Es firme candidata a los Globos de Oro y al Oscar a la mejor película extranjera.

Anuncios

3) "Boyhood". Dirigida por el director de moda, Richard Linklater, quien tardó en rodarla nada menos que doce años. Rodaban doce días cada año para que se percibiese el crecimiento de un niño, desde los seis, edad que tiene cuando empieza la película, hasta los 18, cuando termina. Los actores crecen y envejecen en el proceso de rodaje. Tal es el caso de Ethan Hawke y Patricia Arquette, que interpretan a los padres del protagonista. La película es una hermosa fábula de las pequeñas cosas de la vida cotidiana.