Hoy es un día triste para la música, fallece el gran cantante Joe Cocker que a pesar del éxito que tuvo en su carrera artística no pudo salir victorioso de un cáncer de pulmón que finalmente ha apagado su voz grave y única. La noticia la ha dado a través de un comunicado su casa discográfica Sony. Se marcha una leyenda y nace un mito que inició su carrera musical en los años sesenta en clubes de Sheffield.

Deja un gran legado musical, no fue un cantante al que se le podía ver en el escenario dando saltos y realizando grandes movimientos, todo lo contrario era un poco lento y con movimientos pasmosos, pero cuando interpretaba sus grandes éxitos como son la versión que realizo a la canción de los Beatles With a Little help from my friends compuesta por Jhon Lennon y McCartney, fue con la que se dio a conocer a nivel mundial en el festival de Woodstock en el año de 1969, cuando solo tenía 25 años y de la que recibió la enhorabuena de los propios autores, el público vibraba con él.

Anuncios
Anuncios

Nació en la ciudad de Sheffield que pertenece al condado de Yorkshire, Inglaterra un 20 de mayo de 1944.Se residenció desde hace muchos años en Estados Unidos, en un rancho en Colorado. Se mantuvo siempre en la cúspide de la música, publicando casi 50 álbumes. En 1983 recibió un Grammy por la canción Up Where We Belong en la que hacia un duo con Jennifer Warnes y recibió un Oscar por la película Oficial y Caballero en 1982. En el 2007 le fue conferida que la Excelentísima Orden del Imperio Británico por su contribución a la música.

Su agente Barrie Marshall ha dicho a la cadena BBC de Londres que Cocker era "simplemente único" y que "será imposible llenar el espacio deja en nuestros corazones", "Su éxito internacional como cantante de rock y de blues comenzó en 1964 y continua hasta hoy".

Anuncios

Después del festival de Woodstock y de haber alcanzado fama y notoriedad internacional, en 1972 cuando realizo una gira de 65 conciertos en tan solo 57 días por Estados Unidos, el alcohol y las drogas le pasaron factura y lo mantuvo alejado de la música durante casi 10 años cuando volvió en 1982 con su álbum "Shefflield Steel", pero fue como mencionamos anteriormente la canción Up Where We Belong la que le llevó de nuevo a la cúspide.

Su último concierto lo dio en Hammersmith, como punto final a una gira apoteósica que lo llevo a recorrer distintas ciudades de Europa y con el que dejó en la mente y en los corazones de sus fans su última actuación, por aquellas cuestiones del destino que así lo quiso.