Además de los cuatro premios que le otorgó la Academia, por Mejor Fotografía, Mejor Guión Original, Mejor Director y Mejor Película, la cinta tiene mucho que decir además de lo que vemos en pantalla.


Riggan Thomson, un actor que interpretó a Birdman en su pasado, busca relanzarse a la fama con un proyecto personal y filosófico, alejado de lo comercial y los efectos especiales de Hollywood. Es aquí donde Alejandro González Iñárritu nos deja la primera reflexión del largometraje. En tiempos recientes, en los que los filmes de superhéroes se han vuelto tendencia, y sólo con el nombre recaudan millones de dólares alrededor del mundo, películas con ideas muy buenas, pero sin reconocimiento inicial, muchas veces pasan desapercibidas, en la sombra de la taquilla y con poca duración en cartelera.


¿Es esto en lo que se convertido el séptimo arte, en puro entretenimiento comercial, sin mayor aporte a la mente humana? Con esta pregunta no me refiero a que sean malas las cintas de este corte, simplemente es mero espectáculo visual, pero que no le deja espacio a la reflexión. Es por ello que Birdman o la inesperada virtud de la ignorancia, nos muestra que el #Cine está en evolución y en constante cambio de objetivos. Ya no tiene la misma importancia llegar a mover los sentimientos de los espectadores, o cambiarles el pensamiento sobre algunos conceptos, la cuestión filosófica comienza a quedar rezagada por la pantalla verde y las creaciones digitales.


Otra cosa que destaca en la película, es la manera en que las redes sociales se han vuelto parte fundamental en la vida del sector joven del mundo, ya que ello es un poder que puede construir y destruir la popularidad de la gente, tanto así que muchas personas son conocidas en la actualidad por ello.


Todo lo anterior está acompañado por una trama que nos permite saber cómo es que los actores, productor, director, críticos del arte y los involucrados, en ese caso de teatro, lidian con su vida personal, la comunicación que debe de tener todo el equipo de la puesta en escena, y los problemas típicos que genera ese tipo de espectáculo.


Es por esto y otras razones adicionales, que la cinta fue elegida como la mejor de este ciclo, nos hace reflexionar sobre cosas, que sin darnos cuenta, se han vuelto parte de la cotidianidad,
#Premios Oscar