Desde el año 1929 han sido entregadas unas 3 mil preseas por parte de la Academia de Hollywood. En el entorno de las producciones cinematográficas afirman que para obtener este premio es preciso ser talentoso, trabajar intensamente, participar en la cinta adecuada en el momento preciso y tener un poco de fortuna.

Pero otras personas con menos escrúpulos, aconsejaran que, si se desea contar con una de estas admiradas estatuillas para adornar la casa, se puede ofrecer una considerable cantidad de dinero y adquirirla en el mercado negro o alguna subasta.

La principal dificultad para comercializar los #Premios Oscar tiene que ver con los pocos que hay disponibles para la compra-venta.

Anuncios
Anuncios

Las personas que se decidan a vender un Oscar, deben, antes que nada, ofrecerlo a la Academia de #Cine de Hollywood (AMPAS), manejando un precio simbólico: un dólar.

Y es que, desde 1950, AMPAS solicita a todos los ganadores de estos premios, que firmen un contrato por medio del cual, si desean poner a la venta su premio, ellos o sus herederos, deben ofrecerla primero a la Academia, considerando el simbólico precio antes mencionado.

Por tal motivo, casi todas las preseas entregadas de manera posterior que han cambiado de dueño, lo han hecho a través del mercado informal y si han sido subastadas de manera pública el equipo de abogados de la AMPAS han hecho lo posible por impedir la venta.

Esa es la razón por la cual, la personas que quieran adquirir un Premio Oscar de manera legal, tendrán que obtener uno que haya sido entregado antes de 1950 y justamente son esos los que no abundan y por ende llegan a alcanzar cantidades descomunales.

Anuncios

Por otra parte la AMPAS acostumbra amenazar con demandas directas, con el propósito de desalentar a los vendedores de su intención comercializar un Oscar, al saber los elevados costos legares de un posible proceso judicial.

De acuerdo a lo que detalla Pete Hammond, periodista estadounidense, en el sitio Deadline Hollywood, los conocedores piensan que a lo largo del tiempo podrían haberse puesto a la venta unos 200 premios Oscar. De esta cantidad, cerca de la mitad habrían sido otorgadas por la AMPAS a los ganadores, luego de 1950. Esa es la razón por la cual muchas de estas operaciones de compra-venta se han hecho de manera clandestina.

Por lo que se refiere a los casos más famosos de personas que adquirieron un Oscar, se sabe que Michael Jackson pago un millón y medio de dólares en una subasta, para quedarse por la presea a Mejor Película que le correspondió a la cinta "Lo que el viento se llevó".

Además el famoso ilusionista David Copperfield adquirió el premio de la Academia que recibió el cineasta Michael Curtiz por la cinta "Casablanca" desembolsando 232 mil dólares. Por último, hay que mencionar el Oscar que recibió Orson Welles por el guión de su célebre película "Ciudadano Kane" fue vendido hace tres años por el precio de 860 mil dólares.