La indignación fue impresionante y duró al menos 5 días en México: Sony Pictures habría aceptado que el #Gobierno de México contribuyera con 20 millones de dólares para la producción de Spectre, la más ambiciosa cinta de James Bond, a cambio de tener cuatro minutos de presencia al inicio de la película.

Todo tipo de actores se pronunciaron: que si está bien, que si el gobierno federal estaría detrás de esta negociación, que si es un dinero que se destina a la promoción turística, o que era un soborno para hacer ver bien al país. Casi todos los comentarios bajo un tono de indignación.

Cuando el productor de la cinta, Michael G. Wilson, estuvo en México hace un par de semanas para supervisar el inicio de la filmación que terminará el 31 de marzo.

Anuncios
Anuncios

Al menos durante diez días, los equipos de producción de Londres y México se dieron a la tarea de hacer del Zócalo de la Ciudad de México una zona de guerra que ahora sabemos se traducirá en la secuencia más ambiciosa, espectacular y explosiva de las películas de Bond y que durará al menos 15 minutos, como la del inicio de la pasada cinta Skyfall.

La indignación surgió tras revelarse correos electrónicos en los que Amy Pascal felicitaba a los equipos de producción por haber conseguido al menos 14 millones de dólares por parte del gobierno mexicano.

Diversos medios de comunicación mexicanos y hasta la versión en español de la BBC o Variety Latino consignaron la nota, abonaron al escándalo y estuvieron atentos al desarrollo de la información, que salió de la andanada de mails que se filtraron después de la intervención a Sony por el estreno de The Interview, entre noviembre y diciembre pasados.

Anuncios

¿Por qué cuando G. Wilson estuvo en México y presentó a Stephanie Sigman como "chica Bond", los medios o quien quiera que se indignó por eso de los 20 millones, no lo increparon más allá de "¿Es cierto que el Gobierno de México les dio 20 millones de dólares a cambio de que se hiciera ver bien al país, presentar a una estrella mexicana en ascenso, que no se use a la policía local y en su lugar una fuerza especial, y que no se matara al Jefe de Gobierno del DF en la secuencia?", a sabiendas que la respuesta iba a ser "No, no es verdad", y agregara, eso sí, un "Existen diversos tipos de acuerdos con los gobiernos, pero en el caso de México no fue así".

Si de recursos públicos se trata, no habría problema en que México quede como un país incluyente, de mundo y con una excelente exposición mediática a nivel global, pero que sea transparente, es otro tema.

En todo caso, ¿dónde quedaron las voces de esos indignados porque el gobierno de Enrique Peña Nieto habría negociado una mejor imagen de nuestro país en una película de tal envergadura?

Pero lo que sí transcendió fue que el equipo de producción de esta cinta que voló desde Londres hizo una serie de desastres en el AirBus que lo trajo a México.

Anuncios

La información fue dada a conocer por Mail Online, la consignaron varios medios británicos, entre ellos The Guardian, y la nota hizo eco en nuestro país, pero de forma jocosa y con perfil bajo, como suelen pasar estas notas.

En Inglaterra, la sola publicación hizo que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (encargada de supervisar las operaciones de aviones de este lado y a esta altura del Océano Atlántico) levantara alertas y pusiera en marcha una investigación para saber qué fue lo que pasó en el vuelo sucedido hace unas semanas, rumbo a México.

20 Millones de dólares parecen no motivo para que alguien, quien sea, levante la voz y arme un caso para que sea investigado siquiera por el rumor y que se revisen las cuentas, se transparenten las negociaciones entre Sony, los productores y los gobiernos mexicanos (federal y capitalino), pues a pesar de que son procedimiento estándar, se trata de una cantidad de dinero que jamás se verá en promoción turística para un solo proyecto, o al menos eso se esbozaba en los correos electrónicos que Pascal intercambió y que mostraban alivio para conseguir más y más financiamiento para esta cinta de Bond.

Pero esto difícilmente pasará, como no pasó que los medios locales que no fueron convidados a la ronda de entrevistas con Barbara Broccoli y demás cabezas creativas a cargo de esta cinta, que tiene como escenario una de las urbes más espectaculares del mundo: la Ciudad de México.

El fin de semana último de marzo, medios internacionales se dieron cita en el Gran Hotel de la Ciudad de México para charlar sobre el avance de la producción y teniendo como contexto el lanzamiento del primer tráiler de la cinta que se estrenará el 6 de noviembre en la mayoría de los mercados a nivel global.

Con poco menos de siete meses para terminar la cinta, Spectre se alza como una de las franquicias más exitosas y espectaculares: las fotos que se han difundido sobre las filmaciones en México son apenas la punta del iceberg de lo que Sony tiene planeado para esta cinta, que no escatima en recursos para realizar uno de los productos más emblemáticos de la cultura pop de nuestros días.

México es protagonista. Pero no los mexicanos. #Cine