Así era hasta hace poco el estereotipo del hombre machista y mujeres dependientes, ellos exhibiendo a sus parejas como trofeos y ellas descansando en el saldo bancario de su hombre, así fue hasta que apareció el soltero empedernido y más cotizado de Hollywood diciendo: 'sí, acepto' para anunciarnos que algo había cambiado.

Bautizado por la universidad Rutgers de New Jersey como el 'Efecto Clooney', se trata de  la nueva tendencia de los hombres que se deslumbran con mujeres que parecen un ser superior por su intelecto y su autosuficiencia, así lo describe la bióloga y antropóloga del comportamiento humano que lleva más de tres décadas desmitificando tópicos de conducta sexual, Hellen Fisher.

Y es que hay que recordar que el actor George Clooney contrajo matrimonio recientemente con una abogada especializada en derechos humanos con un currículum que asustaría a cualquier hombre menos seguro de sí mismo.

Anuncios
Anuncios

Los hechos no mienten, un reciente estudio realizado por el sitio líder para encontrar parejamatch.com descubrió que el ideal de los 5 mil 550 encuestados no era una mujer atractiva. El 87% de los hombres dijo que saldría sin pensarlo con una mujer que ganara más dinero y de mayor nivel intelectual.

La mala noticia es que parece ser que las mujeres independientes financieramente también aspiran a tener a su lado un hombre así como George Clooney.

El 61% de ellas reconoció no estar dispuesta a salir con alguien de menor nivel de inteligencia, y el 55% fue un poco más allá confesando que no tenía ningún interés en respaldar económicamente a ningún hombre.

Lo más curioso de esta guerra de amor y finanzas es que una vez establecida la pareja, ni las mujeres ni los hombres parecen sentirse cómodos en estos roles.

Anuncios

A ellas el poder económico les da nuevos roles como evaluar a su pareja; y los maridos, muy a pesar de ellos, se dan cuenta de que ser económicamente dependientes no es lo excitante que parecía; según los psicólogos y los abogados de divorcio, la mujer empieza a perder el respeto por su esposo y él comienza a sentirse castrado.

Y es que después de todo, los hombres y las mujeres crecieron viendo el mismo cuento de hadas donde es el príncipe azul el que viene al rescate de la Bella Durmiente.