Salma Hayek, actriz y productora mexicana, puede presumir encontrarse en su mejor momento a sus casi cincuenta años, y es que no solo se encuentra por estrenar el filme de dibujos animados El Profeta, basado en la obra del poeta libanés Gibran Jalil Gibran, sino que a su paso por Cannes ha causado un torbellino de emociones entre propios y extraños siendo señalada como la reina indiscutible de uno de los festivales más importantes de mundo por la prensa internacional.

La mexicana, quien se encuentra en dicho festival para promocionar el filme The Tale of Tales, bajo la dirección del italiano Matteo Garrone, se ha convertido en la estrella indiscutible del evento, acaparando los principales titulares del mundo por su actuar espontáneo y por los trajes que ha lucido dentro y fuera de la alfombra roja.

Anuncios
Anuncios

Cabe señalar, que aunque en un principio algunos medios señalaron que Hayek había violado la prohibición de selfies durante el festival, el cómite organizador salió en su defensa para aclarar que la petición que se hizo a las estrellas para no hacerse selfies durante su paso por la alfombra roja, así que Hayek no había roto ningún código y mucho menos violado alguna regla dentro del festival.

No es la primera vez que la actriz mexicana forma parte del grupo selecto de artistas que asisten a este festival, como tampoco es la primera vez que una de sus películas compite por la Palma de Oro, el mayor reconocimiento al que aspiran los cineastas que compiten dentro de este festival. En el año de 1999 y bajo las ordenes del director mexicano Arturo Ripstein y compartiendo pantalla con Fernando Luján y Marisa Paredes, Hayek fue parte del elenco del filme mexicano El Coronel no tiene quien le escriba, y aunque al final la película no se llevó el reconocimiento, la mexicana llamó la atención de la prensa internacional y conformo parte de la lista de las actrices mejores vestidas en esa edición del festival.

Anuncios

En la edición del 2005 y ya en calidad de estrella mundial, Hayek fue parte del jurado que eligió a los ganadores de esa edición, donde nuevamente los medios no dejaron de reseñar su paso por la alfombra roja. Pero fue en el año del 2010, cuando el vestido que la marca Gucci confeccionó especialmente para que ella lo luciera en la inauguración del festival de ese año y que fue sumamente alabado por la prensa fue subastado para obtener fondos para las víctimas del sismo que sacudió a Haití a inicios de ese año.

The Tale of Tales fue recibida con entusiasmo dentro del marco del festival y se perfila como una de las favoritas para llevarse la Palma de Oro. Al ser nuevamente cuestionada por sus raíces, Salma se confeso como una mujer afortunada que puede vivir en varias culturas y aprender un poco de cada una de ellas. La actriz que actualmente ha fijado su residencia en la Ciudad de París, presume de compartir con su hija sus raíces mexicanas y educarla con el calor del hogar que caracteriza a las familias latinas, "Estoy muy orgullosa de mis raíces porque me hacen lo que soy" señaló.

Anuncios

La actriz y productora mexicana se dijo afortunada por poder interpretar y representar a todo tipo de mujeres que vienen de culturas distintas, pero también confesó que le gustaría interpretar a un hombre. 



#Cine #Moda