En el mundo de la farándula contemporánea, el espectáculo es uno de los aspectos primordiales que conforman la carrera de un intérprete musical. Esto quiere decir que mientras más estimulante sea la experiencia de un concierto o de un espectáculo en vivo, mayor será la impresión que dejará en el espectador. Suponemos que Enrique Iglesias pretendía dejar un recuerdo duradero en la mente de su público, pero también creemos que exageró un poco en el proceso.

Durante la noche del pasado sábado 30 de mayo, Enrique Iglesias sostuvo una presentación en la ciudad fronteriza de Tijuana, México, a la que asistieron alrededor de 12 mil personas.

Anuncios
Anuncios

Un grupo de drones voladores operados por el staff de Iglesias rondaban el escenario a intervalos regulares para registrar imágenes del evento.

Joe Bonilla, manager del cantante, explicó posteriormente que "Enrique suele sujetar los drones que se acercan a él para brindar una perspectiva subjetiva a los espectadores". Después, estas secuencias son proyectadas en una pantalla gigante que son vistas por todos los asistentes. Podría decirse que es una maniobra dominada por Iglesias, pero el sábado tuvo consecuencias catastróficas cuando el solista español maniobró uno de los drones con descuido y sufrió dos profundos cortes en los dedos índice y medio de la mano derecha.

De inmediato, gruesos hilos de sangre colgaron de la mano de Enrique Iglesias y una multitud de manchas rojas profanaron lo inmaculado de su blanca camiseta.

Anuncios

El espectáculo fue suspendido momentáneamente, mientras el cantante recibía atención médica a un costado del escenario. La opinión de los especialistas era que la presentación debía cancelarse, pero el "Héroe" (¿recuerdan aquella canción?) Iglesias superó la agonía y el dolor para satisfacer las expectativas de miles de seguidores.

El concierto prosiguió durante algunos instantes y finalmente fue concluido. 90 minutos después. Enrique Iglesias abordó un jet privado que lo trasladó a la ciudad de Los Ángeles, donde sus heridas fueron atendidas por un "especialista particular".

Lamentamos la mala fortuna del intérprete español, aunque no podemos sino sentir envidia por el hombre que será atendido por la enfermera Anna Kournikova hasta la plena recuperación. Cabe recordar que las máquinas son herramientas que deben ser operadas con la mayor atención y precisión posibles.

En ocasiones, los motores de alto poder de algunos artefactos pueden resultar dañinos si no son maniobrados con total concentración, por lo que recomendamos siempre prestar atención cuando una máquina en operación se encuentra cerca de nosotros. #Tendencias #Música