Las películas de superhéroes si bien han tenido grandes éxitos, en otras ocasiones han sido dolor de cabeza para los estudios cinematográficos, debido a que sin importarles la esencia original del cómic terminan modificando historias y personajes, actores de una película a otra sin lograr la continuidad. Tales han sido los casos de  Batman, Superman, Hulk, Spiderman y, más recientemente, The Fantastic 4 (Josh Trank, 2015)

Para quien recuerda esta historia, del genial Stan Lee, trata acerca del primer equipo de superhéroes (antes que los X-Men), cuya primera edición en historieta vio la luz en noviembre de 1961, además de caricaturas producidas por Hanna-Barbera y el sensacional doblaje en español con la voz inconfundible del “guapo Ben”.

Anuncios
Anuncios

El primer intento de hacer una cinta sobre ellos se remonta a 1994, dirigida por Oley Sassone y protagonizada por actores igualmente desconocidos, la cual pasó sin pena ni gloria. 

Tuvo que pasar una década para que en 2005 la versión con la dirección de Tom Story (director de color por cierto) y las actuaciones de Ioan Grufudd (a quien vimos en la serie de TV Forever recientemente cancelada), Chris Evans (quien de ser la Antorcha Humana se convirtió en el Capitán América, sin más ni más), Michael Chikils (quien también aparece en la serie de TV, A Ordinary Family, una familia de superhéroes) y Jessica Alba (quien ocupó el papel que en un principio sería de Gwyneth Paltrow) con su secuela en 2007 que incluía a un Silver Surfer cuya voz interpretó Laurence Fishburne (otro actor de color). Las dos cintas tuvieron malas críticas, pero se salvaban porque respetaron, en cierto modo, los orígenes del cómic.Con estos antecedentes cuando anunciaron a los actores que estarían en el nuevo reboot de la 20th Century Fox todo mundo cuestionó que el papel de Johnny Storm fuera interpretado por un actor de color, pues con el reemplazo del actor anterior, cambiar esta parte de la historia para querer hacer homenaje notorio a la comunidad de color y al Presidente Obama sugería que sería demasiado.

Anuncios

Pero no fue así. 

Cambiaron el origen de la historia al año 2007 cuando Reed Richards y Ben Grimm son amigos de la infancia, crecen y se convierten en cómplices para crear una máquina teletransportadora, después el viaje al espacio donde tuvieron el accidente que los afectó y les da sus poderes es resultado de un viaje a “otra dimensión”, los actores salvo Kate Mara que se tiñe el cabello rubio, tienen poco o nulo parecido con los originales. El Dr. Doom es un villano estilizado al estilo de Transformers y Tron sin máscara de hierro, después del accidente son enviados a la famosa Área 51 donde se ocultan secretos extraterrestres y Reed Richard huye a un país latinoamericano como en Hulk (2008) el Dr. Bruce Banner se refugia en Brasil para evitar ser encontrado, y La Mole no usa ropa interior, por si tenían el pendiente.

Seguramente tras la marea de críticas negativas que ha generado de los principales sitios y críticas de #Cine (aunque el director culpó en un tuit que después borró a los estudios de no haber aceptado su propuesta original), ya están tomando cartas en el asunto y se menciona a Bryan Singer, director de las cintas de la saga de X-Men, para que entre al rescate en una secuela.

Anuncios

Sin embargo, con su trabajo anterior en Superman Returns (2006) aun quedan dudas de que pueda hacerlo a menos que regrese por completo a la historia original.

Así que de esta cinta del 2015 no esperen una gran historia, solo habrá demasiados efectos especiales para rellenar la falta de un buen guión que ayude a evitar que la cinta sea larga y aburrida terminando cuando comienza la acción. Y al final tampoco esperen un cameo de Stan Lee (de quien se rumora se negó a aparecer por lo que hicieron con su historia) ni una escena oculta como en las demás cintas de Marvel, por lo que no pierdan su tiempo al final de los créditos. O si pueden, mejor aun, desde antes de comprar su boleto en taquilla. #Comics #Estrenos de cine