Tras cinco años en la pantalla chica como una de las series épicas más exitosas y esperadas, Game Of Thrones al fin recibió el Emmy por ser la mejor serie dramática. Al recibirlo, David Benioff, co-creador de la serie, agradeció a la crítica y al público el "creer en los dragones".

Esta aclamada serie también triunfó por mejor guión y mejor dirección en su categoría, e hizo que Peter Dinklage se llevara a casa su estatuilla por ser el mejor actor de reparto en una serie dramática.

En cuanto a los premios no televisados, la serie basada en la novela de George R.R. Martin ganó 8 más en la entrega de los Creative Arts Emmys, sumando así un total de 12 en lo que va del año.

Anuncios
Anuncios

Las categorías fueron: Mejor maquillaje, edición, diseño de producción para un programa de fantasía, edición de sonido, mezcla de audio, efectos visuales, coordinación de dobles y casting de serie dramática.

 

Olive Kitteridge, la sorpresa de la noche

Cuatro episodios bastaron para que la serie de HBO, Olive Kitteridge, conquistara la entrega de los premios Emmy. Fueron 6 galardones, de 13 nominaciones, los que este proyecto ganó, incluyendo el de mejor miniserie.

Richard Jenkins se llevó el premio como mejor actor, mientras que Frances McDormand lo recibió como mejor actriz. A Bill Murray también le otorgaron su estatuilla por su gran trabajo como actor secundario. Quienes trabajaron detrás de cámaras para que esto fuera posible, también se llevaron sus merecidos reconocimientos. En el caso de Jane Anderson se llevó su Emmy por mejor guión, y Lisa Cholodenko levantó en sus manos el de mejor dirección.

Anuncios

Esta aclamada miniserie es la adaptación de la novela homónima de Elizabeth Strout, donde se relata la vida de una maestra de escuela jubilada, quien vive en un pueblo junto a su esposo, un farmacéutico. La historia revela las fricciones que tiene con su familia, episodios de celos, así como algunos problemas con vecinos. Aunque también enaltece su espíritu misántropo.

Con estos premios, no cabe duda de que de estar como una opción más para ver en la #Televisión, Olive Kitteridge se pondrá de moda entre los amantes de las series.

 

Le quitan la corona Modern Family

Tras cinco años de dominar en la misma categoría, Modern Family perdió su premio como mejor serie de comedia, dando paso a Veep como la nueva favorita, que además se llevó el de mejor guión.

La serie de HBO basada en sátira política, que relata la vida de una vicepresidenta de Estados Unidos, también hizo triunfar a Julia Louis-Dreyfus como mejor actriz de comedia por su papel principal como Selina Meyer. Por su parte, Tony Hale sumó a su carrera el reconocimiento como mejor actor de reparto en una serie de comedia.

Anuncios

 

La mejor mejor vestida...

La sorpresa de la noche la dio Lady Gaga, quien para asombro de todo mundo, dejó de lado los looks extravagantes para dar paso a lo simple y elegante. Así, la cantante, a quien muy pronto podremos ver en American Horror Story, portó un minimalista vestido en color negro, descubierto de un hombro, así como un sencillo peinado de cabello hacia atrás, que combinó con un maquillaje ligero y joyería discreta.

La que también llamó la atención de los fotógrafos, pero no precisamente por su gran look, fue Heidi Klum, pues llevó un vestido amarillo con transparencias que no le hizo justicia a su belleza.