Este jueves la reina del pop, Madonna, de 57 años, durante su show en la ciudad de Filadelfia, que será la última parada de Francisco en los Estados Unidos, hizo alusión al tour del Papa Francisco I por el Continente Americano y le dedicó su actuación de esa noche: “Puesto que el Pope-wopey viene para acá, quiero dedicarle a él esta canción”, para enseguida interpretar La vie en rose.

La escenografía del espectáculo resultó altamente provocativa, con muchas imágenes religiosas y complementada por un grupo de atractivas bailarinas que desarrollaron “pole dance” alrededor de algunas cruces, símbolo que distingue a la #Iglesia Católica.

Anuncios
Anuncios

Madonna intercaló durante su espectáculo algunas bromas respecto a su presentación en Nueva York, en días pasados, y donde Francisco I permanecerá hasta el sábado 26: “El Papa me está acosando… o es un copión o está secretamente enamorado de mí”.

La reina del pop, quien sigue luciendo espectacular a pesar del más de medio siglo de vida que lleva a cuestas, ha sido protagonista de varios enfrentamientos con la Iglesia Católica a lo largo de su ya larga trayectoria artística; sin embargo en esta ocasión reconoció a la tolerancia como una virtud del santo padre: “Las reglas son para los tontos. Por eso me gusta el nuevo Papa. Parece ser muy tolerante”.

A pesar de que la “chica material” se crió en el seno de un hogar católico, sus polémicas e irreverentes actuaciones han sido blanco de severas críticas de El Vaticano, como en 1989, por su videoclip Like a prayer, con imágenes que hacían alusión a estigmas religiosos; o en 1990 con Blond ambition, donde una masturbación era simulada; o en Confessions, en 2006, con una crucifixión ficticia.

Anuncios

Más recientemente, luego de que la monja italiana Cristina Scuccia ganara el reality “The voice”, ésta se entrevistó con el Sumo Pontífice y le regaló un CD, el cual contenía una nueva versión de Like a virgin, tema originalmente grabado por Madonna y que igualmente causó gran revuelo en El Vaticano.

Esta situación fue muy criticada por la Conferencia de Obispos de Italia, pues a todas vistas resultaba un ardid publicitario en beneficio de Scuccia. #Música #Conciertos