El narcotraficante Mexicano Joaquín Guzmán, El Chapo, estaba tan interesado en una película en la cual contar su historia, bajo sus propios términos, que terminó descuidándose y cayendo en manos de las autoridades apenas el viernes.

Ahora que se encuentra en prisión, y como si las cosas no pudieran ponerse peores para él, Univisión anunció sus planes para producir una serie basada en su historia, escrita nada menos que por alguien que en algún tiempo pudo considerarse su competidor.

El escritor colombiano Andrés López López, autor de "El Cartel de los Sapos" y "El Señor de los Cielos", ha sido elegido para escribir la serie "Joaquín Chapo Guzmán: El Barón de la Droga", que será presentada para fin de año en el canal Unimás, orientado a los Milennials de origen hispano en Estados Unidos.

Anuncios
Anuncios

López López sabe de la industria del narcotráfico. En los noventa llegó a convertirse en una importante figura dentro del Cartel del Norte del Valle, pero en el 2001 se entregó a agentes de la DEA ante la creciente presión de la agencia y sus propios competidores.

Luego de apenas cinco años en prisión, por buena conducta, se presentó como escritor con "El Cartel de los Sapos", misma que fue adaptada para la televisión por la colombiana Cadena Caracol.

Su siguiente libro, "El Señor de los Cielos", del 2013, se basó en la vida del narcotraficante mexicano Amado Carrillo Fuentes y también fue llevada a la televisión por Caracol, Argos Comunicación y Telemundo.

La cuestión, además de la incapacidad del Chapo de decidir la forma en que su vida será presentada al mundo, es la creciente tendencia en los medios hispanos de Estados Unidos y en Latinoamérica de presentar a los narcotraficantes como héroes, que la sociedad acepta.

Anuncios

El que un criminal sea convertido en un ídolo no es un fenómeno nuevo ni exclusivo de la región. Personajes como Jesse James y Robin Hood son básicamente criminales que se convirtieron en figuras legendarias, incluso en héroes culturales. En México, una figura similar es la del ladrón Jesús Malverde, del siglo 19, quien de alguna forma prefiguraba al Chapo como centro de la adoración popular.

Sin embargo, sus crímenes nunca alcanzaron los niveles de los cometidos por un hombre que llegó a ser considerado como una de las personas más ricas del mundo, de acuerdo con la revista Forbes.

Tampoco han tenido semejante penetración en la conciencia de la población. Las redes sociales continuamente difunden videos como los que presentan a niños en un bailable escolar simulando ser sicarios o quinceañeras rodeadas de muchachos con pasamontañas y armados con fusiles de utilería, bailando al compás de los narcocorridos, música regional del norte del país que narra las hazañas de los narcotraficantes y se han convertido en verdaderas fuentes de información mucho más rica que la que parece estar en manos de las autoridades.

Anuncios

Toda esa adoración y popularidad, solamente se explica en la pobreza y la falta de oportunidades de desarrollo personal que el mismo Chapo argumenta como la razón para su ingreso al mundo del narcotráfico en el famoso video de la entrecomillada entrevista que le hiciera el actor Sean Penn.

Con un camino que parece tan fácil y tan lleno de recompensas, ¿cómo se puede esperar que más personas no quieran seguirlo, aunque esté lleno de sangre y violencia?

  #Viral