.Al darse a conocer las conversaciones entre la actriz Kate del Castillo y Andrés Granados Flores, abogado de Joaquín Guzmán Loera, queda claro el interés de ella hacia una asociación con el capo.

La publicación hecha el lunes por el diario El Universal presenta un tono de familiaridad y cordialidad, además de su gusto por la posibilidad de que El Chapo invirtiera en su marca de Tequila "Honor del Castillo".

Y eso es por demás extraño, considerando el historial de su familia y más concretamente de su padre, el también actor Eric del Castillo, y su hermana, la periodista Verónica del Castillo.

En ningún momento se les ha sabido de escándalos, salvo el divorcio de Kate del cronista deportivo Luis García, acusado de violencia.

Anuncios
Anuncios

Además, los únicos contactos conocidos entre Del Castillo y el mundo del narcotráfico habían hasta ahora sido su participación en la serie "La Reina del Sur", basada en la novela del español Arturo Pérez-Reverte, que se inició en el 2011.

Sin embargo, parece que las cosas de alguna forma se filtraron a la realidad. Incluso, en el último domicilio de Guzmán Loera fueron encontrados DVDs de la serie.

A fin de cuentas, el de Del Castillo no sería el primer caso en el que artistas que han tratado con el tema del narcotráfico terminan envueltos en las realidades de este problema.

El documental "Narco Cultura", del periodista de guerra israelí Shaul Schwarz, exploró bien este fenómeno que parece envolver a muchos de ellos en ambos lados de la frontera entre México y Estados Unidos.

Sin embargo, el caso de Del Castillo es atípico en muchos sentidos.

Anuncios

Comúnmente vemos entre los cantantes de narcocorridos a personas que tuvieron que sobrevivir en un ambiente de pobreza y falta de educación, mientras que ella es una persona que iniciaba una promisoria carrera en Estados Unidos.

¿Entonces, por qué ese interés en El Chapo, más allá de la posibilidad de lograr una entrevista con él? Incluso en su carta abierta en Twitter a Guzmán Loera, de enero del 2012, lo que hacía más que una apología era continuar con su tendencia de criticar a las autoridades mexicanas, diciendo que creía menos en ellas que en el narcotraficante.

Esa tendencia crítica la continuó al señalar el carácter atípico de los pagos esgrimidos por la primera dama Angélica Rivera para justificar la compra de su "Casa Blanca" de más de 100 millones de pesos y luego, ya con pasaporte estadounidense en mano, a criticar al precandidato presidencial republicano Donald Trump.

¿Pero qué fue lo que pasó entonces? ¿Se sintió atraída por el interés de una alianza de tipo económico con El Chapo? ¿Hubo algún otro motivo, como el miedo o incluso hacer todo lo que pareciera necesario para conseguir su entrevista?

O, quizás, simplemente fue "mal asesorada", como dijo el actor mexicano Eugenio Derbez.

Anuncios

También, claro, todo puede ser algo inflado fuera de proporción por las autoridades mexicanas.

Como sea, mientras esta telenovela continúa, el ex dirigente del PRI, Humberto Moreira, continúa en prisión en España por actos de #Corrupción, sigue la violencia en Guerrero y de los 43 estudiantes de Ayotzinapa continuamos sin saber nada de buena fuente.

Y de esas cosas, no muchos hablan ahora en los medios. #Televisión #Viral