Este fin de semana se estrenó The Danish Girl (La Chica Danesa) en nuestro país. La cinta cuenta la historia de Lili Elbe, una de las primeras personas en someterse a una operación de reasignación de sexo. Como era de esperar, la controversia ha rodeado esta producción aún antes de su salida, pues contar la historia de una de las primeras personas transgénero no es fácil, después de todo nuestra sociedad sigue viendo como gente desajustada o enferma a aquéllos o aquéllas cuya identidad de género no se ve reflejada con su apariencia física (y aquí debemos hacer una pausa y recalcar, sólo es una cuestión de género, no de sexualidad).

Además la historia del #Cine no está precisamente llena de historias con personajes cuya identidad sexual salga de las reglas heteronormativas.

Anuncios
Anuncios

Debido a lo anterior, The Danish Girl tenía una responsabilidad enorme, pues no sólo se trataba de brindarnos una excelente obra cinematográfica, sino que debía mostrarnos una representación veraz, informada y correcta sobre la protagonista, sin embargo no logra ninguna de las dos.

El primer gran problema que enfrenta la película es la falta de exactitud histórica, pues la trama se basa en una novela ficticia del mismo nombre publicada en el año 2000 en lugar de utilizar los diarios de Lili Elbe publicados bajo el título de Man into Woman en 1933. Los realizadores prefirieron escribir un guión usando como base una obra literaria sin ningún tipo de valor histórico, ¿cómo pretenden hacerle justicia a un personaje tan emblemático ignorando sus propias palabras? Aunado a esto, la cinta no logra generar ningún tipo de emoción al espectador, no somos capaces de generar empatía o de imaginarnos el sufrimiento vivido por Lili.

En una época donde ni siquiera se tenían los conocimientos académicos al respecto de la identidad sexual, la sociedad no puede ser capaz de ver con buenos ojos y reconocer los derechos de una persona como Lili, sin embargo, más allá de pequeñas experiencias con algunos doctores cuya intención era “curar” al protagonista y una escena donde este es golpeado por dos sujetos, la película no nos muestra el conflicto vivido por una mujer transgénero, un conflicto tanto externo como interno.

Anuncios

Ahora, tampoco es mencionado el reconocimiento legal obtenido por Lili, al ser considerada como una mujer por el estado danés.

Por último, el título del filme es ambiguo, tendríamos que preguntarnos en quién quisieron centrarse, si en Lili Elbe o en Gerda Wegener, pues ambas son chicas y son danesas, pero a veces pareciera ser Gerda la protagonista, concentrándose en su visión de lo que está sucediendo y en sus esfuerzos por comprenderlo y aun así, debido a la poca exactitud y concordancia histórica, esta cinta evita mostrarnos aspectos como la sexualidad de la misma Gerda, pues algunos rumores la señalan como lesbiana, sin embargo, la cinta no considera nada de esto.

En pocas palabras, The Danish Girl no es una mala película, pero evita a toda costa ilustrarnos una lucha auténtica por el reconocimiento de la identidad y al hacerlo no logra cautivarnos, ni mantenernos interesados por lo que sucede, la historia simplemente carece de emoción. #Premios Oscar #Viral