Penélope Cruz es considerada, desde hace ya varios años, la actriz española que ha alcanzado el mayor éxito internacional en la actualidad. Tanto es así, que la audiencia española la ha criticado siempre duramente por codearse solo de los peces gordos de Hollywood y haber olvidado sus raíces. Incluso para muchos fue una sorpresa su presencia en la última edición de los Goya, pues ya era normal que la joven brillara por su ausencia en este tipo de certámenes.

Y es que durante varios años, Penélope solo participaba en producciones americanas, incluso en sagas con un éxito más que consagrado, como fue el caso de Piratas del Caribe.

Anuncios
Anuncios

Lejos quedaban los dramas de Almodóvar, parecía que la actriz más cotizada del país prefería un #Cine más comercial con mayor alcance mediático. Una prueba más de ello ha venido de la mano de Zoolander No2, dirigida por Ben Stiller. La actriz comparte pantalla con Ben Stiller, Owen Wilson, Will Ferrell o Kristen Wiig. Pero más sorprendente es encontrar entre el elenco los nombres de las jóvenes estrellas de la canción Justin Bieber, Ariana Grande y Demi Lovato.

Pese al peculiar reparto, la película ha obtenido la mala crítica que era de esperar, pues prensa y espectador coinciden en la falta de humor, la pereza que provoca el film de principio a fin y la escasa fuerza en un argumento tremendamente aburrido. Una película que ha decepcionado incluso sin generar ninguna expectativa.

Casos así hacían pensar que Penélope Cruz prefería aceptar papeles claramente poco carismáticos, para producciones americanas, que volver a lo que ella podría considerar un cine reservado  para los no triunfadores.

Anuncios

No obstante, tras asomar la cabeza en películas como Los Amantes Pasajeros en 2013, la actriz volvió a protagonizar una película de su tierra con Ma-Ma. Pero la cosa no ha acabado ahí, Penélope está sumergida en dos proyectos autóctonos más: La reina de España y Escobar, donde comparte protagonismo con Javier Bardem. No sabemos si vuelve para quedarse o desaparecerá en cuanto su caché crezca de nuevo, pero parece que, de momento, "la Pe" se encuentra melancólica.